27  de  Febrero de 1844
Epopeya  Dominicana

- Página cortesía de www.rdnoticias.com-
:::::Las noticias de RD en el momento que se producen:::::



 


 

     

     

EL CLARIN DOMINICANO

En Clandestinidad hasta lograr nuestra independencia
 - Fundado el 10 Abril del 1830-

(Contribución tomada Diario Libre RD)


NOTICIA DE ULTIMO MINUTO   -   NOTICIA DE ULTIMO MINUTO


 

Toda la sociedad de Santo Domingo apoya Independencia
 

La Independencia concitó el apoyo de todas las clases sociales del país como se prueba por las firmas de la "Manifestación de los Pueblos del Este",
primer documento de la esperada República Dominicana

 

Tomás Bobadilla

Santo Domingo, 2 de febrero de 1844. . Lo más selecto de la sociedad, de la juventud, del comercio y los profesionales de la ciudad de Santo Domingo, capital del nuevo estado, apoya la independencia de la Parte Este, como se puede comprobar por las firmas que aparecen al pié de la "Manifestación de los Pueblos de la Parte del Este de la Isla antes Española o de Santo Domingo, sobre las causas de su Separación de la República Haitiana", primer documento oficial del nuevo Estado.

Personalidades de la ciudad aparecen junto a veteranos políticos en el comunicado que anuncia la independencia.

Las firmas están encabezadas por Tomás Bobailla y Briones, conocido funcionario público y político y le siguen los líderes del partido de la “Pura y Simple”, que encabeza Juan Pablo Duarte, ahora en el exilio en Curaçao, Matías Ramón Mella y Francisco del Rosario Sánchez.

Entre los firmantes figuran también Manuel Jiménes, propietario de alambiques, Félix Mercedario, el licenciado Valverde, conocido médico, Pedro Bobadilla, abogado, Silvano Pujol, maestro de escuela, José M. Caminero, médico y traductor de los tribunales, Pedro Mena, Tomás Concha, Juan Nepomuceno Ravelo, Joaquín Puello, Hipólito Billini, Felipe Alfau, coronel de la guardia nacional, Félix María Ruíz, José María Serra, periodista y maestro, Alejandro Bonilla, defensor público, y otros.

Se sabe que el movimiento tiene simpatizantes en todo el país, que están a la espera del golpe para sumarse a la causa de la independencia.  En próximas ediciones de El Diario de la Independencia  iremos ofreciendo los nombres  de patriotas de otras ciudades del país asociados a la causa de la liberación nacional

Se ha resaltado el hecho de que los firmantes han puesto en peligro sus vidas con esa acción, pues en caso de fracasar su plan, la represión de que serían objeto por parte de las autoridades haitianas sería muy severa, como ya ha ocurrido en el pasado.

Sin embargo, se asegura que la disposición de todo el pueblo dominicano es la de expulsar a los haitianos del territorio, y lo prueba la firma en el documento de los hermanos Pedro y Ramón Santana, naturales de El Seibo, y quienes cuentan con grandes simpatías en la región del Este del país.

El nombre de Pedro Santana, conocido hatero del Este, es barajado como jefe del ejército que se formará al proclamarse la nueva  república.

Seguimos en espera de los acontecimientos, pues nos parece que estos meses van a ser de mucha gloria para los habitantes de la Parte Este de la Isla de Santo Domingo.

La Manifestación...

Fragmento

Considerando que un pueblo que está obligado a obedecer a la fuerza y obedece, hace bien, y que luego que puede resistir y resiste, hace mejor. Considerando, por último, que por la diferencia de costumbres y la rivalidad que existe entre unos y otros, jamás habrá perfecta unión y armonía: los pueblos de la parte antes española de la Isla de Santo Domingo... han resuelto separarse para siempre de la República Haitiana, para proveer a su seguridad y conservación, constituyéndose bajo sus antiguos límites, en un estado libre y soberano, en el cual, y bajo sus leyes fundamentales protegerá y garantizará el sistema democrático; la libertad de los ciudadanos aboliendo para siempre la esclavitud; la igualdad de los derechos civiles y políticos sin atender a las distinciones de origen ni de nacimiento; las propiedades se dan inviolables y sagradas; la Religión Católica, Apostólica y Romana será protegida en todo su esplendor como la del Estado, pero ninguno será perseguido ni castigado por sus opiniones religiosas; la libertad de la imprenta será protegida; la responsabilidad de los funcionarios públicos será asegurada; no habrá confiscaciones de bienes por crímenes ni delitos; la instrucción pública será promovida y protegida a expensas del Estado...

Los grados y empleos militares serán conservados... La agricultura, el comercio, las ciencias y las artes serán igualmente promovidas y protegidas, lo mismo que el estado de las personas nacidas en nuestro suelo, o la de los extraños que vengan a habitar en él con arreglo a las leyes,

Dividido el territorio de la República Dominicana en cuatro provincias, a saber: Santo Domingo, Santiago o Cibao, Azua desde el límite hasta Ocoa, y Seibo, se compondrá el Gobierno de un cierto número de miembros de cada una de ellas para que así participen proporcionalmente de su soberanía.

 

La Copla popular toma partido

A raíz de las persecuciones iniciadas por el presidente haitiano Charles Herard ainé contra los patriotas a mediados del año pasado 1843, comenzaron a circular coplas que ridiculizaban la pretendida independencia de los dominicanos, que eran respondidas por éstos.  A continuación se ofrece una muestra de ellas:

En contra de la independencia:

Dónde está la cuadrilla

de la loca independencia?

Qué dirán de su Excelencia

los restos de esa pandilla?

Parece que “El Grillo” chilla

Y en su chillido imponente

da gozo al inocente

y aterra al insano,

yo puedo gritar ufano

Viva el digno presidente.

A favor de la independencia :

Preguntas por la cuadrilla

de la loca independencia,

para después en su audiencia

ir a mendigar la silla?

Tú sí que eres polilla

que con villano aguijón

roe la nueva facción,

la que después te engrandece,

porque esto siempre acontece

al que no tiene opinión

Tomás Bobadilla redactó Manifestación

El diario de la Independencia ha sabido, de fuentes que le merecen entero crédito, que el texto de la "Manifestación de los Pueblos de la Parte Este" fue redactada por el conocido político y hombre público don Tomás Bobadilla y Briones

El sagaz político, del cual se conocía que no era afecto al nuevo orden de cosas, luego de servir al gobierno de Boyer por muchos años, se unió al movimiento independentista  a sugerencia del joven Matías  Ramón Mella, quien lo motivó a aportar su veteranía y su conocimiento del medio a las fuerzas de la separación.

Bobadilla, jurisconsulto con unos 60 años de edad nacido en Neyba, será muy útil a la causa a pesar de su conocido conservadurismo, y su firma, primera del documento, hace augurar un papel  protagónico  en el nuevo orden.



Duarte aporta sus bienes a la Independencia

 

Escribe carta a sus familiares desde Curaçao pidiéndoles que entreguen sus bienes a la causa de la Independencia.

Juan Pablo Duarte

Rosa Duarte

Curaçao, 4 de febrero de 1844. En un gesto sin precedentes en la historia del país, el líder del movimiento independentista, Juan Pablo Duarte, ahora exiliado en esta isla, ha resuelto donar sus bienes y los de su familia, a la causa de la independencia.

En una carta que enviara en fecha de hoy a su familia en la ciudad de Santo Domingo, Duarte pide a su madre y hermanos “que ustedes de mancomún conmigo y nuestro hermano Vicente, ofreceremos en aras de la Patria lo que a costa de amor y trabajo de nuestro finado padre hemos heredado”.

La solicitud, que sabemos constituirá un tremendo golpe de efecto sicológico entre los integrantes del movimiento emancipador, es una última muestra del desprendimiento y del sentido patriótico del que ya es considerado Padre de la Patria por la juventud de Santo domingo.

En la correspondencia, cuyo texto aparece en otro lugar de esta edición, Duarte afirma que “independizada la Patria, puedo hacerme cargo del almacén, y heredero del ilimitado crédito de mi padre y de sus conocimientos en el ramo de la marina, nuestros negocios mejorarán…”

Como puede verse, Duarte tiene una confianza absoluta en el triunfo de su idea de libertad y en la suerte de este país, pues se compromete a realizar todos los esfuerzos para rescatar las propiedades de su difunto padre luego de proclamada la emancipación.

El padre de Duarte, el comerciante Juan José Duarte, falleció el 25 de noviembre de 1843, cuando ya el fundador de La Trinitaria se encontraba exiliado a consecuencia de la persecución desatada en su contra por las autoridades haitianas, conocedoras de sus planes de emancipación patria.

La primera solicitud de ayuda a Duarte para los propósitos independentistas ocurrió a finales del año pasado de1843, cuando Francisco del Rosario Sánchez le envió una carta secreta, de la cual El Diario de la Independencia ha obtenido copia.

El texto de la mencionada carta dice así: “Juan Pablo Duarte: con el señor José Ramón Chaves Hernández te escribimos imponiéndote del estado político de la ciudad y de la necesidad que tenemos de que nos proporciones auxilios para el triunfo de nuestra causa; ahora aprovechamos la ocasión del señor Buenaventura Freites para repetirte lo que en otras ocasiones te decíamos, por si no han llegado a tus manos.  Después de tu salida todas las circunstancias han sido favorables; de modo que sólo nos ha faltado combinación para haber dado el golpe; a esta fecha los negocios están en el mismo estado que tú los dejaste, por lo que te pedimos, así sea a costa de una estrella del cielo, los efectos siguientes:

2,000 ó 1,000, ó 500 fusiles, a lo menos;

4,000 cartuchos, 21/2 ó 3 quintales de plomo;

500 lanzas o las que puedas conseguir.

En conclusión: lo esencial es un auxilio por pequeño que sea, pues éste es el dictamen de la mayor parte de los encabezados.  Esto conseguido deberás dirigirte al puerto de Guayacanes siempre con la precaución de estar un poco retirado de tierra, como una o dos millas, hasta que se te avise o hagas señas, para cuyo efecto pondrás un gallardete blanco si fuere de día, y si fuere de noche, pondrán encima del palo mayor un farol que lo ilumine todo, procurando, si fuere posible, comunicarlo a Santo Domingo para ir a esperarte a la costa el nueve de Diciembre, o antes, pues es necesario temer la audacia de un tercer partido, o de un enemigo nuestro estando el pueblo tan inflamado…”

Como es sabido, Duarte no pudo obtener los recursos pedidos y el plan de la independencia en diciembre se fue a pique.  Quizás este fracaso, motiva la decisión actual del fundador de La Trinitaria de desprenderse de sus bienes y de los de su familia para entregarlos a la causa de la Patria.

Texto de la carta de Duarte a su familia

Curaçao, 4 de febrero de 1844.-

Mi querida madre y hermanos:

El único camino que encuentro para poder reunirme con Ustedes de independizando la Patria.  Para conseguirlo se necesitan recursos, supremos recursos, y cuyos recursos son: que Ustedes de mancomúm conmigo y nuestro hermano Vicente, ofrendemos en aras de la Patria lo que a costa de amor y trabajo de nuestro finado padre hemos heredado.  Independizada la Patria, puedo hacerme cargo del almacén, y heredero del ilimitado crédito de nuestro padre y de sus conocimientos en el ramo de marina, nuestros negocios mejorarán, y no tendremos por qué arrepentirnos de habernos mostrado dignos hijos de la Patria.

 


Consul  Francés Anticipa Independencia Nacional

El vicecónsul francés en la ciudad de Santo Domingo Eustache Juchereau de Saint Denys, en carta enviada ayer a sus superiores en Francia, anticipa la fortaleza del movimiento independentista y prácticamente da como un hecho la emancipación de los dominicanos.

En su larga carta, el vicecónsul, llegado a esta ciudad del pasado día 13 de enero, describe el estado de la situación de la parte del Este, las actitudes de la población y otros detalles no menos importantes.

En la misiva, el cónsul Saint Denys afirma que “fatigados del yugo odioso que una administración antipática y molestosa hacía pesar diariamente sobre ellos, los pobladores del Este de Haití y principalmente los de Santo Domingo, parecían decididos, después de largo tiempo, a apelar a las armas para terminar con una dominación que consideran a la vez tiránica y deshonrosa.  Sin embargo, demasiado débiles y demasiado dispersos para poderse prometer algún éxito en una tentativa desesperada, sienten la necesidad de asegurarse el apoyo de una nación extranjera; y con este fin han sucesivamente elevados sus votos de simpatía hacia Colombia, hacia España y hacia Francia”.

Al explicar las razones que mueven a los dominicanos en dirección a esos países, afirma que “Inglaterra no les inspira/ ninguna confianza.  La diferencia de religión es la causa principal de la repugnancia...”.

Con relación a los ánimos para la independencia, el vicecónsul afirma que “Una ruptura completa con el oeste, aún al precio más oneroso y de los más penosos sacrificios, parece ser hoy, el pensamiento único, la voz  unánime de las provincias del Este de Haití”.

Saint Denys habla de que “los ánimos están muy inflamados”, y de que todo parece anticipar una reacción a corto plazo frente a la dominación haitiana.

En su nota, el vicecónsul cuenta de las diligencias acerca de un protectorado francés para la parte del Este realizadas por los dominicanos que formaban parte de la Asamblea Constituyente haitiana ante él y luego, por las razones que explica en la carta, ante cónsul Levasseur, a través de su secretario, el señor Barrot y de “un tal señor Dupon, recientemente llegado de tierra firme”.

Sin embargo, el funcionario francés habla también de grupos de interés y del “impaciente ardor” de una juventud difícil de contener. A través de esta afirmación puede verse hasta dónde han llegado las prédicas de la Independencia entre la juventud de Santo Domingo.

Por su dominio de la situación, Saint Denys jugará un papel importante en los acontecimientos que se avecinan, pues se sabe que su nombramiento forma parte de los planes de un sector de los separatistas de construir un estado libre bajo la protección de Francia.

 


 

 

La Dominación Haitiana cumple 22 años
 

Rendición. La entrega de las llaves de la ciudad a Boyer tuvo lugar el 9 de febrero de 1822

José Núñez de Cáceres
Jean Pierre Boyer

Santo Domingo, 8 de febrero de 1844.-  Mañana día 9, se cumplen veintidós años del inicio de la dominación haitiana de la parte Este de  la Isla de Santo Domingo.  No se han previsto actos para celebrar la fecha.

La dominación haitiana se inició formalmente el 9 de febrero de 1822, cuando el Dr. José Núñez de Cáceres, entonces presidente del recién formado Estado Independiente del Haití Español entregó las llaves de la ciudad de Santo Domingo al presidente haitiano Jean Pierre Boyer.

La compleja serie de hechos que culminarían con este resultado se iniciaron varios años atrás, según algunos, y según otros en el siglo XVII cuando la corona española ordenó la despoblación de los pueblos de la banda del Norte Puerto Plata, Monte Cristi, Bayajá y Yaguana, por comerciar con enemigos de España y los trasladó a la parte este de la isla, dejando totalmente despoblada la zona, en la cual se establecieron, años más tarde, antiguos piratas de diversas nacionalidades, pero principalmente franceses.

En el ínterin, ocurrieron en el mundo hechos muy importantes que afectaron la política interna de los dos pueblos.

El descalabro de España como potencia mundial, que trajo consigo el abandono de la parte española de la Isla, fue el primer hecho de importancia.

En 1776 ocurre la independencia de los Estados Unidos que dará un notable impulso a la producción en Haití, que suplirá ahora al naciente estado, pues la guerra con Inglaterra impedirá el suministro de productos desde su fuente metropolitana habitual.

Trece años después, en 1789, se proclamará la revolución francesa, con la toma de la Bastilla, en la que se declaró la igualdad de todos los hombres independientemente de su nacimiento o del color de su piel.

Una declaración semejante tuvo graves repercusiones en la colonia francesa de la isla y lo que siguió fue una guerra civil mezclada con la guerra internacional que comenzó como la reacción de las monarquías europeas contra los acontecimientos en suelo francés.

Esa guerra la perdió España y traspasó por el Tratado de Basilea de 1795 a Francia, la parte Este de la Isla. En ese momento el país galo no podía hacerse cargo de la isla entera y comisionó al hombre que había defendido los colores franceses en la parte occidental para que la tomara en su nombre. Toussaint Louverture, antiguo esclavo, ahora convertido en estadista, sería el encargado de ejecutar la orden francesa.

Bajo su gobierno, los dominicanos vieron por primera vez una constitución, y sufrieron el rigor de una masiva emigración de españoles hacia Cuba, Puerto Rico y Venezuela, principalmente, que todavía eran posesiones españolas.

Reagrupados ya los franceses bajo Napoleón, envían fuerzas extraordinarias para someter a los antiguos esclavos y es aquí cuando, luego de dos años de lucha, se proclama la independencia de Haití, el 1 de enero de 1804.

La parte antigua española quedó bajo la soberanía francesa y esto provocó ataques haitianos que culminaron con horrendos hechos de sangre como el degüello de Moca y de Santiago y otras abominables acciones. Estos hechos fueron creando un fuerte sentimiento antihaitiano en la población.

Los dominicanos decidieron entonces sacudirse del yugo francés e iniciaron un movimiento denominado “La Reconquista” que lideró el hacendado Juan Sánchez Ramirez, natural de Cotuí. El movimiento fue exitoso y se inició el período conocido como “La España Boba”, por la postración de todas las actividades en el país.

El desencanto con la situación motivó a personalidades del país a buscar una salida independentista, y un grupo de burócratas de la ciudad de Santo Domingo encabezados por José Núñez de Cáceres planeó un golpe contra las autoridades españolas con el supuesto apoyo de la Gran Colombia, la república que fundara el libertador Simón Bolívar en América del Sur. Al mismo tiempo, tenían lugar pronunciamientos de pueblos del norte auspiciados por Boyer, que proclamaban la independencia de España y se acogían a la protección de Haití. Andrés Amarante, en Beler y Dajabón, fue el primero en realizar estos pronunciamientos.

Consciente de lo apremiante de la situación, los complotados de Santo Domingo pronunciaron la independencia el 30 de noviembre de 1821, a cuyo movimiento reaccionó el presidente haitiano con una invasión que culminó, como ya dijimos, con la entrega de las llaves de la ciudad de Santo Domingo, en señal de sumisión. Así se inició la dominación haitiana que mañana cumplirá 22 años.

El Diario de la Independencia inicia, a partir de hoy, un análisis de lo que ha significado este hecho histórico para los dominicanos.

Los Artículos 40 y 41 de la Constitución Haitiana de 1816

Art. 40.- La isla de Haití (antes llamada Santo Domingo) con las islas adyacentes que de ella dependen, forma la República de Haití.

Art. 41.- La República de Haití es una e indivisible, su territorio de organiza en los siguientes departamentos: Sur, Oeste, Artibonite y Norte; cuyos límites fueron establecidos por la ley de la Asamblea Central de Santo Domingo con fecha 10 de julio de 1801. Los demás Departamentos serán designados por una ley que fijará sus límites.

 

Proclama de Boyer de inicio a la Dominación Haitiana

(Fragmento)

El pabellón nacional flota sobre todos los puntos de la Isla que habitamos! Sobre este suelo  de libertad ya no hay esclavos, y no formamos todos sino una sola familia, cuyos miembros estan unidos para siempre entre sí por una voluntad simultánea, que dimana de la concordancia de los mismos intereses; y así estan en su entera ejecución los artículos 40 y 41 de nuestra Constitución.

Mas para hacer durable la obra de nuestra reunión y consolidar la independencia de nuestro país, es necesario tomar en lo pasado lecciones de experiencia que os enseñen á evitar los escollos que no habéis superado sino por un valor y heróicos sacrificios;

Y voz ciudadanos de la parte del Este, voz habeis sido desgraciados por largo tiempo; leyes arbitrarias y prohibitivas os han obligado a vivir en medio de las privaciones y del atortolamiento; con todo había combatido para recobrar vuestros derechos; pero los que estaban encargados de dirigiros os volvieron á poner bajo la dependencia de la metrópoli que os había repelido de su seno traficando con vuestra sumisión.  Al fin os habeis movido espontáneamente, habeis querido ser libres y haitianos como nostros, y lo habeis conseguido: olvidad pues vuestra antigua condición, no pensar sino en la de que vais a gozar; abrid vuestros corazones á  la alegría: vuestra confianza en el gobierno no será engañada; éste se ocupará del cuidado de curar las profundas llagas que ha formado en vosotros un sistema antiliberal...

Haitianos, ¡en vano pretenderian nuestros enemigos alarmar las potencias estrangeras sobre la reunión de todo nuestro territorio! Los principios establecidos por los artículos 40 y 41 de nuestra constitución, que nos dan el océano por limite son tan generalmente conocidos como los designados en el articulo 5 del mismo acto, y por los cuales nos hemos obligada á no hacer jamas empresa alguna tendente á tumbar la paz de nuestros vecinos.

Viva la independencia! Viva la Libertad! Viva la República!

Boyer

Dado en el Palacio nacional de Santo Domingo á 9 de Febrero de 1822. Año 19 de la Independencia de Haití.

 

 


DE ULTIMA HORA - DE ULTIMA HORA

Rebeliones contra la Dominación Haitiana
 

Se describen las principales conspiraciones contra el régimen de Boyer, comenzando por la "Revolución de Los Alcarrizos"

 
 
Cuatro de los conspiradores de Los Alcarrizos fueron fusilados.

Santo Domingo, 10 de febrero de 1844.- . Una de las primeras manifestaciones de que la unidad de los dominicanos bajo el nuevo orden de cosas patrocinado por los haitianos no era unánime, lo constituyó la denominada “Revolución de Los Alcarrizos” que estalló a principios de 1824, es decir, dos años después del inicio de la dominación haitiana.

Este movimiento tenía por objetivo destruir el dominio haitiano y pasar a la parte del Este, de nuevo, bajo la bandera de España. Recibió su nombre de la población, cercana a Santo Domingo, de donde provenía uno de sus principales cabecillas. 

El 15 de febrero de 1824 se celebró una reunión para ultimar los detalles de la rebelión que encabezaba Baltazar de Nova, y que tenía como protagonistas al cura Pedro González, párroco de Los Alcarrizos; Lázaro Núñez, capitán de la misma sección y José María de Altagracia, de Higüero. Sin embargo, el cabecilla Nova tuvo la imprudencia de adelantarse a la hora del golpe, reuniendo hombres a la vista de todos en las inmediaciones del poblado de San Carlos, los cual puso en alerta a las autoridades encabezadas por el gobernador Borgellá, quien reunió unos 200 hombres del regimiento haitiano No. 12 para perseguir y dispersar a los amotinados.

Los capturados, como era de esperarse, fueron sometidos a juicio, y condenados el 8 de marzo, a la pena de muerte Lázaro Núñez, José María de Altagracia, Facundo de Medina y Juan Jiménez.

El presbítero Pedro González, Ignacio de Suárez, José Ramón Cabral y José Figueredo, fueron condenados a cinco años de prisión y otros más a penas menores. La sentencia fue ejecutada al día siguiente.

La severidad de las penas motivó a otros dominicanos no afectos con el nuevo estado de cosas a emigrar del país. De las regiones del Cibao, se citan a los Rojas, Espaillat, Pichardo, Portes, Salcedo y Del Monte, como del grupo de los emigrantes que salieron hacia Puerto Rico y Cuba.

El cabecilla de la rebelión, Baltazar de Nova, fue juzgado en contumacia y condenado a muerte, pero pudo escapar por el puerto de Cabo Haitiano. Se ha sabido que falleció hace algunos años en Venezuela.

Esta rebelión fue considerada muy importante tanto por dominicanos como por haitianos que entendían que la misma contaba con posibilidades de triunfo. Sin embargo, la debilidad del medio, así como la rápida y vigorosa represión de las autoridades haitianas, impidió su victoria final.

Es importante destacar la presencia de un miembro de la iglesia en el movimiento, pues la misma reafirma el general sentimiento de repulsa que este sector de la población sentía frente al nuevo orden de cosas, sino que, además, su prisión motivó los más airados comentarios.

Conspiración del Arzobispo Valera

El gobierno español inició gestiones tendientes a reclamar al gobierno haitiano la devolución de la parte del Este de la isla. Como es de esperarse, estas pretensiones del gobierno español fueron rechazadas por los haitianos alegando la teoría de los “derechos perdidos”, pues la ocupación haitiana se había realizado luego de que España perdiera sus derechos sobre la parte del Este a consecuencia de la Independencia Efímera del Dr. Núñez de Cáceres.

Sin embargo, estas reclamaciones levantaron el ánimo de los grupos pro españoles que quedaban en esta parte, encabezados por el Arzobispo monseñor don Pedro Valera y  Jiménez.

El gobernador Borgellá sospechaba que el prelado estaba en combinaciones con elementos afectos al grupo pro-español, principalmente con el nombrado Francisco Solá y otros individuos, quienes, según informaciones, se habían embarcado hacia Puerto Rico y Cuba, posesiones españolas, para obtener recursos para un levantamiento.

Según se ha informado, el gobierno haitiano mandó a asesinar al Arzobispo con un matón de apellido Romero, el cual se arrepintió a ultima hora y pidió perdón al prelado por la acción que intentaba.

Este incidente llegó a conocimiento de la población de Santo Domingo, lo que constituyó una situación bastante embarazosa para el gobierno haitiano, que ante la misma, expidió pasaporte al Arzobispo, para que abandonara el país, lo que hizo embarcándose por La Habana en julio de 1830.

Ante la situación creada, otras familias optaron por emigrar hacia las posesiones españolas en el Caribe.

Conspiración de La Reforma

El movimiento más importante, sin embargo, iba a salir de las propias filas haitianas: La Reforma.

Como se sabe, en el año 1823, Boyer debió sofocar varias conspiraciones de los partidarios de España en la parte del Este, un motín contra las tropas haitianas que vigilaban a un grupo de trabajadores que limpiaban el camino de Santiago a Puerto Plata, y en 1824 debió reprimir con mano dura, la rebelión de Los Alcarrizos.

Sin embargo, el mayor peligro para el régimen de Boyer provenía de los militares haitianos que encontraron motivos de queja en el tratado que reconoció la independencia de Haití a cambio de una indemnización de 150 millones de francos, así como en la crisis económica que afectaba, particularmente, al sector de bajos ingresos de la población de la isla.

No es sorpresa, pues, que el los dos años más importantes movimientos contra Boyer ocurrieran en el mismo año, 1838, aunque por motivos diferentes: la conspiración para asesinar al presidente Boyer y a su Secretario General, el ministro Inginac, y la conspiración dominicana iniciada con la fundación de la sociedad secreta “La Trinitaria”.

Hubo conspiraciones haitianas también en el 1837, encabezadas por militares negros del norte, aplacadas por la cuestión racial, que en Haití también tenía sus implicaciones.

Se sabe que los dominicanos, activados por la labor conspirativa de Juan Pablo Duarte, habían iniciado movimientos aislados de conspiración desde el año 1834, pero no es sino hasta julio de 1838, cuando el plan toma forma con la organización de La Trinitaria.

Las desavenencias en el seno del gobierno haitiano por la labor de algunos diputados desafectos al régimen y la represión a que fue sometido el cuerpo legislativo en general, y los diputados opositores en particular, solo dejaron abierta la vía de la revolución contra el gobierno de Boyer.

Los opositores al régimen de Boyer en Haití se organizaron en una “Sociedad de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”, dirigida por H. Dumesle, que promovía banquetes con charlas y discursos en los que se enaltecían las ideas liberales y la necesidad de reformar el estado haitiano.

El gobierno sabia que detrás de los banquetes había una actividad conspirativa de primer orden, sobre todo en los pueblos del Norte como Los Cayos y Jeremie, pero no pudo actuar contra ellos, porque el terremoto del 7 de mayo de 1842 consumió todas las energías del régimen que ahora tenia que luchar también contra los elementos y el pillaje desatado en las ciudades destruidas, principalmente en Cabo Haitiano y Santiago

En septiembre de 1842, la Sociedad lanzó un manifiesto en el que atacaban el absolutismo de Boyer y en el interím se designo al general Charles Herard como comandante del movimiento.

Finalmente, el golpe fue dado el 27 de enero de 1843, en Praslin, en la finca de Herard y apoyado por la juventud de Santo Domingo en marzo de ese año. El gobierno de Boyer cayó el 14 de marzo y con él finalizaron veinticinco años de dictadura en Haití, de los cuales, la parte del Este tuvo que sufrir 21 largos años.

El triunfo del movimiento haitiano desataría las fuerzas contenidas de los dominicanos, ya organizados desde 1838, como veremos en la próxima entrega de El Diario de la Independencia.

 

 


 

Sociedad La Trinitaria, el más importante movimiento
 

 

S.d. La Sociedad Secreta “La Trinitaria”, considerado el más importante movimiento de los que persiguen la desaparición de la dominación haitiana, fue fundada hace unos seis años.

La sociedad fue fundada por Juan Pablo Duarte en la mañana del día 16 de julio de 1838, día de Nuestra Señora del Carmen en la residencia de la señora Chepita Pérez de la Paz, ubicada en la calle de los Nichos, frente a la Iglesia del Carmen de esta ciudad. El propósito primordial de esta agrupación era lograr la independencia de la Parte del Este de la isla de Santo Domingo.

Por lo que hemos sabido, los miembros fundadores de la sociedad fueron el joven comerciante Duarte, y sus amigos Pedro A. Pina, Jacinto de la Concha, José Maria Serra, Juan N. Ravelo, Felipe Alfau, Félix Mª Ruiz, Benito González y Juan Isidro Pérez.

Se cuenta que los iniciados hicieron un juramento de independizar la patria o morir y que sellaron este juramento con su sangre, como señal de compromiso ineludible. Cada uno de ellos se comprometió a difundir el ideal de la independencia entre sus amigos y relacionados y a obtener nuevos adeptos a la causa.

Todos los integrantes de la sociedad son jóvenes pertenecientes a la sociedad de Santo Domingo, con edades que fluctúan entre los 27 años de edad de González y los 17 de Pina. Duarte tenía 25 años de edad, al momento de la fundación de la sociedad.

La agrupación estaba organizada en forma muy similar a la existente en organizaciones conspirativas europeas y latinoamericanas, como la de los Soles de América, de la que se ha dicho es una copia casi exacta.

La característica de esta organización es que inicia los adeptos en células revolucionarias sin que se sepa el nombre del líder de la revuelta. Cada célula revolucionaria está compuesta de tres miembros y cada miembro está en la obligación de conseguir dos miembros más, para así seguir ampliando la cadena revolucionaria.

Al cabo de unos pocos años después de su fundación, la mecha encendida por Duarte era un incendio revolucionario de grandes proporciones.

Cuando se planea en Haití derrocar al gobierno de Boyer, los dominicanos escondieron el verdadero móvil de sus actos, pues era estratégicamente correcto contribuir a la debilidad del enemigo para dar el golpe de la separación.

Es por ello que conocedores del movimiento del general Hérard para derrocar a Boyer, los trinitarios se movilizan y envían emisarios a Haití a lograr la combinación para el golpe. El segundo emisario, que hemos sabido fue el señor Matías Ramón Mella, logró hacer el contacto y obtener la participación dominicana en la revuelta.

El golpe se concretó el pasado 24 de marzo de 1843, y en la confesión que siguió, algunos exaltados dominicanos gritaron “viva la independencia”.

La conspiración de La Reforma fue la más exitosa de todas las intentadas contra el gobierno de Boyer  y la misma permitió a los dominicanos participar activamente en las labores revolucionarias que se habían trazado desde la fundación de la sociedad secreta La Trinitaria en 1838.

La proclamación de La Reforma en Santo Domingo costó sangre de ambos lados. Por lo menos cinco muertos y un número indeterminado de heridos, fue el resultado de la confusión que resultó al abrir fuego las tropas y responder algunos de los amotinados. Por lo menos, cuatro soldados haitianos, incluyendo un oficial, aparecen entre las bajas, así como un joven venezolano, de nombre Toribio, de parte de los revolucionarios.

Detallan organización

Los detalles de la forma en que estaba organizada la sociedad secreta “La Trinitaria” están saliendo a flote, y de Duarte, el líder del movimiento y cerebro de la independencia.

“Imitación exacta de la célebre conspiración de los Soles de América, dice Félix María del Monte, estaba materializada por un círculo cuyo centro ocupaba el corifeo. El nombre de éste, conocido únicamente por los iniciadores principales, no podía ser descubierto por los otros”. Y afirma que tenía de especial este modo de proceder que los que daban principio a las iniciaciones de nuevos miembros estando aisladas y misteriosamente en inmediata relación con el centro.

Añade el joven revolucionario que el centro comunicaba privadamente con los primeros iniciadores, los cuales sólo conocían a dos de los iniciados y estos dos no conocían más que a otros dos que iniciaban entre personas de su confianza, normalmente parientes y amigos íntimos, y cuyos sentimientos conocían profundamente. De este modo, afirma el señor Del  Monte, se precavía el caso de una denuncia y se designaba una sola víctima, pues “dos hombres viles no podían convencer de conspiración a otros más que su iniciador, continuando así la ocupación del radio sin solución de continuidad sensible, sin remoto peligro de la disolución”.

La Trinitaria estaba organizada en células revolucionarias compuestas por tres personas: el iniciador y dos iniciados. Cada uno de éstos, tenía la obligación de iniciar a dos más y así, formar una nueva traída revolucionaria.

Los mecanismos de defensa utilizados por los primeros iniciados incluían códigos de señales, alfabeto criptográfico, seudónimos, insignias y colores.

Todos usaban un seudónimo para sus comunicaciones secretas. El seudónimo de Duarte era Arístides, Temístocles el de Ravelo, Leonidas el de Benito González, Simón, el de Alfau, entre otros.

Duarte escogió el color azul, color del cielo. Según se ha confiado a El Diario de la Independencia, pidió la amarilla, pero Juan Isidro Pérez le dijo “esa es la mía, significa política... La tuya es azul celeste, que significa gloria, y es la que te pertenece. Sánchez adoptó el color verde, que significa esperanza y la de Pina fue la roja, símbolo del “fuego sagrado que ardía en su corazón”. Estos colores eran usados para sumar el número de los nuevos afiliados al credo independentista. Así, cuando Duarte daba cuentas de los nuevos “conmilitones” como los llama Rosa Duarte, la hermana del prócer, afirmaba: tantos verdes, tantos rojos, etc.

Todos los trinitarios debían prestar un juramento de fidelidad a la patria y al credo revolucionario. La sociedad adoptó un lema uno y trino y sus labores fueron puestas bajo la égida de la Cruz de Cristo.

Es evidente que una organización de este tipo, en una ciudad tan pequeña como la de Santo Domingo, tenía una vida útil muy breve, pues en muy corto tiempo se podrían iniciar todas las personas que se consideraran confiables y necesarias para el éxito del movimiento. Es por ello, que en corto tiempo, el joven Duarte debió idear la creación de otras sociedades, ya de presentaciones teatrales para promover la idea de la independencia, ya para allegar fondos a la causa de la separación. Esas nuevas sociedades, se llamarán “La Dramática” y “La Filantrópica”.

La labor desarrollada por el adalid de la revolución ha sido el resultado del trabajo paciente y minucioso de un verdadero constructor de nacionalidades. A Duarte se debe, todo lo que se ha logrado hasta el día de hoy, en que parece estar tan cerca la independencia. 

El Juramento de los Trinitarios

A continuación el juramento que debían prestar los trinitarios al ser iniciados en el movimiento, tal como lo recordó uno de los primeros miembros muchos años después de la independencia.  Esta versión ha pasado a la posteridad como la verdadera.

“En el nombre de la santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente, juro y prometo, por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes, a la Separación definitiva del gobierno haitiano y a establecer una República libre, soberana e independiente de toda la dominación extranjera, la cual tendrá su pabellón tricolor, en cuartos encarnados y azules, atravesados por una cruz blanca.  Mientras tanto seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales: Dios, Patria y Libertad.  Así lo prometo ante Dios y el mundo: Si lo hago, Dios me proteja, y de no, me lo tome en cuenta, y mis consorcios me castiguen el perjurio y la traición, si lo vendo”.

 


Informe de Hérard confirma nacionalidad

 
La entrada de Hérard a Santo Domingo, "fue triste".

Santo Domingo . El informe rendido por el presidente haitiano, general Charles Hérard Rivière (ainé), viene a confirmar la individualidad nacional de los dominicanos y su disposición de separarse del yugo haitiano.

En su informe, el Presidente Hérard describe los detalles de su visita a la parte del Este, de las medidas que tomó para frenar la revolución dominicana y la actitud que encontró en todos los lugares visitados.

La individualidad de los dominicanos, y el fracaso de la dominación haitiana se ponen de manifiesto en el mismo primer párrafo del informe cuando el presidente haitiano afirma que “en Dajabón, primer pueblo del nordeste, he encontrado un pueblo distinto, de otras costumbres, de otras inclinaciones; con un idioma diferente al nuestro, y me he visto obligado, la primera vez, a buscar intérprete para mis comunicaciones del pueblo”.

El propio presidente de la República describe su entrada a la ciudad de Santo Domingo, como “triste. Todas las puertas de los ciudadanos de origen español estaban cerradas; solamente estaban abiertas las de los ciudadanos de origen francés”.

En su informe, Hérard describe las detenciones que ordenó en los diferentes pueblos del país visitados por él y detalla algunas costumbres locales, como distintas de las habituales del pueblo haitiano.

Es interesante destacar que, como parte del informe, se detalla el descubrimiento de algunas prácticas corruptas entre funcionarios haitianos, particularmente en la ciudad de Puerto Plata donde el administrador de la ciudad y el de las aduanas del puerto se estaban enriqueciendo a expensas de los ciudadanos y del fisco.

En Macorís, cuenta Hérard, la bandera de la revolución haitiana “La Reforma”, “había sido arrastrada por el lodo” y destituídos todos los funcionarios de origen francés y cuenta del arresto de Matías Ramón Mella.

Lo más grave de todo el informe, sin embargo, es la descripción del estado de abandono en que había dejado el gobierno de Boyer a la parte del Este, pues en todos los lugares descritos por el presidente  Hérard faltan elementos indispensables y en casi todos debió designar personajes dominicanos en los principales puestos públicos ante la impericia o ineptitud de los funcionarios haitianos.

Como es sabido, el presidente Hérard ocupa la presidencia de Haití desde el pasado mes de marzo de 1843, a consecuencia del triunfo de la revolución de La Reforma que derrocó el gobierno de Juan Pedro Boyer.  El presidente Hérard nació en Port Salut, el 16 de febrero de 1789, y era considerado hasta su ascención a la presidencia haitiana como el caudillo militar del norte.

A consecuencia de su oposición al régimen, se vió envuelto en la conspiración que estalló en Praslin y culminó con el triunfo de los liberales haitianos.

Los dominicanos apoyaron este movimiento y en marzo pasado se pronunciaron en la ciudad de Santo Domingo, encabezados por el joven comerciante Juan Pablo Duarte. Como resultado del alzamiento las actividades revolucionarias de los dominicanos se intensificaron, lo que motivó la visita de Hérard.

A consecuencia de estas persecuciones, los líderes del movimiento independentista debieron exiliarse, como es el caso de Duarte, entre otros, y algunos, como Sánchez, esconderse y fingir su muerte para evitar las presiones de los haitianos.

Este documento viene a subrayar la certeza de las pretenciones dominicanas y el fracaso del gobierno absolutista de Boyer en lograr la unificación de las dos partes de la isla, cuya individualidad y destinos separados parece ser un hecho que sólo espera la confirmación de una proclamación formal.

Narran degüellos de Moca y Santiago

Los degüellos de Moca y Santiago han sido narrados por testigos de las ocurrencias y los mismos, pasados de tradición en tradición, han servido para ir creando un sentimiento antihaitiano que las medidas tomadas por el presidente Boyer, primero y por su sucesor Hérard después, no han hecho nada por superar.

En Santiago, el degüello ocurrió cuando las tropas se dirigían hacia Santo Domingo, a consecuencia de la resistencia que encontraron los haitianos. El de Moca, fue una consecuencia de la táctica de “tierra arrasada” cuando ya el ejército haitiano regresaba del sitio de Santo Domingo a defender sus posiciones en la parte del Oeste

Un testigo de los acontecimientos, el señor Gaspar de Arredondo y Pichardo, vecino de Santiago y uno de los pocos que escapó al degüello, narra los hechos de la siguiente manera:

... Los negros entraron en la ciudad como unas furias, degollando, atropellando y haciendo correr la sangre por todas partes. La consternación fue general. La honestidad, el pudor, la decencia, todo estaba en la calles y en las plazas a la diez del día, y aun en los templos a merced de la brutal conscupiscencia que estremecía la naturaleza...

El que escapó en el templo murió en la calle al salir. Corrían los perseguidos a buscar asilo en las casas de los sacerdotes y éstos fueron también mártires de su furor. Este lamentable estado vino a calmar después que ya no habían quedado vivos más que los eclesiásticos y tal cual que por empeño de Campos Tavárez, se reservó como prisionero. Solo escaparon de la refriega, estando en ella don José Minuesa, don Carlos Mejías, don Simón de Rojas y el autor.

Varios paisanos viéndolos todo perdido se refugiaron en Moca y para  ganar tiempo formaron de pronto una diputación que presidiera el cura Fray Pedro Gómez y Geraldino y se le presentare a Cristóbal a nombre del pueblo a rendirle pleito homenaje, lo que bastó por entonces para que esta jurisdicción gozare unos días de indulto. Cristóbal les ofreció protección autorizando al cura a continuar su ministerio...

En efecto se acercaron y nos informaron de que en Moca el 3 de abril de 1805, habían los negros pasado a chuchillo aquella mañana a todo viviente, para cuyo fin, el comandante Joubert había llegado allí con tropa, dando la orden de que las mujeres de todas clases y edades se reunieran en la iglesia y los hombres en la plaza... Todos obedecieron creyendo que se iba a proclamar algún indulto o gracia a favor de ellos, y el indulto fue degollarlos a todos luego que se verificó la reunión prevenida, como a ovejas encorraladas. Que los negros luego que consumaron el sacrificio espantoso, sacrílego y bárbaro, abandonaron el pueblo:  El padre Geraldino no se sabía de él; después se supo que los negros se lo llevaron al retirarse del sitio que pusieron a la capital”.

Los Partidos de la Independencia

A partir de la edición del lunes, El Diario de la Independencia comenzará a publicar una serie de trabajos acerca de los diferentes partidos que buscan terminar con la dominación haitiana. Como es sabido, por lo menos cuatro grupos se disputan la supremacía del movimiento para dar el golpe de la independencia, pero no todos persiguen los mismos objetivos posteriores.  Por una parte, están los grupos conservadores divididos en varios grupos menores, que buscan la independencia a través de un protectorado de potencia extranjera. Entre ellos los hay pro-franceses, pro-españoles y pro-ingleses, por lo menos. Otro grupo conservador, que encabeza don Tomás Bobadilla y Briones, no está definido a favor de cuál potencia se inclina, aunque parece favorable a Francia. Por el otro lado, están los Duartistas, o de la independencia “pura y simple”, que entienden que los dominicanos tienen suficiente capacidad para dar el golpe de la emancipación sin necesidad del apoyo de potencia extranjera alguna.

 


Informan propósitos Grupo Pro-francés

 

 

Buenaventura Báez

Santo Domingo. Febrero 10, 1844 .- Uno de los grupos con más poder de convocatoria y con más simpatías en el país lo constituye el grupo pro-francés que encabeza un grupo de diputados a la Asamblea Constituyente haitiana.

Este grupo está en tratativas desde finales del pasado año 1843, con los funcionarios consulares franceses, tanto en Puerto Príncipe como en Santo Domingo, señores A. M. Levasseur y Eustache J. de Saint Denys, respectivamente.

Los cabecillas de esta facción son los señores Buenaventura Báez, próspero hacendado de Azua, Manuel María Valverde, sacerdote, José Caminero, médico y traductor de los tribunales de la República y el abogado y comerciante Manuel Joaquín Delmonte, entre otros.

Estos funcionarios firmaron el pasado 15 de diciembre en Puerto Príncipe, el llamado Plan Levasseur, en el  que solicitan la protección del gobierno francés para sostener la independencia del nuevo país.

Con tal motivo, el 1 de enero de 1844, los “afrancesados”, como es llamado el grupo, lanzaron un manifiesto al país en el que anuncian sus propósitos.  El manifiesto fue puesto a circular en Azua.

Reporteros de El Diario de la Independencia se han enterado de que los grupos trinitarios fueron cogidos con la guardia baja pues pensaban que el grupo afrancesado se había debilitado de tal modo “que sólo los Alfau y los Delgados” permanecen en él, pero la realidad de los hechos era que los pro-franceses estaban laborando secretamente en Puerto Príncipe, donde se asentaba el cónsul francés Lavasseur, avanzando sus planes de protectorado. 

Según hemos sabido de fuentes que nos merecen entero crédito, el golpe de independencia de los afrancesados, para luego solicitar el protectorado de Francia a cambio de la cesión de la península de Samaná, será dado el 25 de abril de este año, aprovechando la cercanía de una flota francesa, despachada a tal efecto, que apoyaría  inmediatamente los planes de este grupo.

Por esta razón, los grupos duartistas han estado buscando adelantar el golpe y por eso mismo lanzaron su Manifestación del 16 de enero pasado en la que se anuncian la inminencia de la asonada emancipadora.

Es evidente que, salga triunfante o no este grupo emancipador en sus pretenciones, tendrá un peso muy importante en los acontecimientos que se avecinan pues reúne un extraordinario poder económico y una alta capacidad de negociación. Son todos políticos muy duchos, personas muy conocidas y queridas en el pueblo, con una alta capacidad para reunir entre amigos familiares y relacionados, importantes fuentes de recursos tanto humanos como financieros.

El proyecto de los afrancesados es visto con simpatías por los sectores poderosos porque garantiza las propiedades de éstos en caso de una represalia haitiana contra la independencia, aparte de los beneficios económicos que daría una estrecha relación con Francia.

Los duartistas, por su parte, sostienen que el país cuenta con los medios para lograr su independencia y sostenerla en caso de una invasión haitiana. Es obvio, sin embargo, que al final de cuentas, ambos grupos tendrán que pactar, porque si el golpe lo dan los duartistas, las represalias las sufrirá todo el mundo y si el golpe de emancipación es dado por los afrancesados, será necesario el concurso de los jóvenes duartianos para formar el núcleo del ejército y motivar a la juventud frente al nuevo estado de cosas.

Los acontecimientos dirán quién tendrá la razón en esta pugna entre el interés económico y el ideal revolucionario…

Exposición del grupo Pro-francés

 (Fragmento)

... El día 9 de Febrero siguiente hizo Boyer su entrada pacífica en Santo Domingo... empleando los medios siguientes para arruinar la bella parte española;

1º Se empezó por declarar la libertad general de los esclavos, agotándose con este golpe la riquesa general, y arruinando el pays;

2º  Se formaron nuevos regimientos, y para ello se reclutaron los jóvenes más distinguidos de la ciudad, principalmente los alumnos de la Universidad, que con este golpe se destruyó. Las familias huyeron despavoridas ... y la emigración privó esta parte de más de Diez mil habitantes.

3º  Como la mayor parte de estos emigrados no podían realizar sus bienes raíces, se vieron en la necesidad de constituir apoderados; pero esto fue inútil, porque el Estado se apoderó de todos los bienes de los ausentes.

4º  Se sancionó el 8 de julio de 1824 una ley tiránica, cuyos fines eran, 1º Despojar a la parte del Este de la mayor parte de sus propiedades, sobre todo rurales, atropellando el sistema de comunidad que abrazaba casi la totalidad de dichos bienes. 2º Despojar las Iglesias, comunidades religiosas, Hospitales &å de todos los bienes de que eran propietarios.

5º  Se substituyó a la moneda fuerte por una moneda nacional que no solo disminuyó la riqueza pública en razón de su ínfimo valor; sino que introdujo una parálisis en las operaciones comerciales.

6º Después de la promesa formal hecha por el Jefe de Haití, en su proclama de 1822, de conservar los usos, costumbres, &å de la parte del Este, dio órdenes reiteradas para que todos los actos públicos se hicieran en francés, lo que equivalía a decir que casi ningún habitante del Este fuese empleado.

7º Consecuente a este sistema exclusivo, en veinte y un años transcurridos desde la reunión de la República, hasta enero de 1843, ni un solo Español fue elevado al grado de general de Brigada...

8º La Religión Católica, Apostólica, Romana, ... fue vilipendiada, y perseguida no obstante la protección consagrada por la Constitución.

9º Insensiblemente introdujeron los nuevos huéspedes sus costumbres viciosas en una población que no solo veneraba la moral pública, sino que era excesivamente escrupulosa, en la moral privada.

Tales son los puntos esenciales que han operado el desagrado general de la parte española, y aunque es verdad que, al romper la Revolución de 1843, se entrevió un rayo de esperanza..., los hechos han desengañado a los hombres sensatos, capaces de pensar.

PARA EVITAR SEMEJANTE SITUACIÓN ES QUE LOS HABITANTES DE LA ANTIGUA PARTE ESPAÑOLA INVOCAN EN SU AUXILIO LA ALTA PROTECCIÓN DE LA FRANCIA,

Bajo las siguientes estipulaciones:

1º La parte oriental de la isla de Santo Domingo conocida como española, tomará el nombre de República Dominicana, libre e independiente y se administrará por sí misma;

2° La Francia se obliga a ayudar a su emancipación, a suministrarle todo lo que fuere necesario para establecer y consolidar su gobierno como también a darle los subsidios necesarios para las necesidades urgentes de la administración;

3° Armas, municiones de guerra y de boca serán dadas por Francia en cantidad suficiente para armar la parte activa de la población que será llamada bajo las banderas de la independencia;

4º El gobierno francés nombrará un gobernador encargado del poder ejecutivo cuyas funciones durarán diez años. Sin embargo, Francia se compromete a no retirar este gobernador si el Senado de la República decreta la continuación de sus funciones;

5º Los puertos de la República se abrirán a los emigrantes de todas las naciones;

6º En reconocimiento de la alta protección de Francia la nueva República hará el abandono de la península de Samaná y la cederá a Francia.

Puerto Republicano, Diciembre de 1843

Firmados: Buenaventura Báez- M. M. Valencia- José Díaz de Peña-Nepomuceno Texera- Francisco X. Abreu- M. A. Roxas- Remigio de Castillo. 

 


 

GRUPO BOYERISTA (ANTIHAITIANOS) PODRIA SER LA CLAVE PARA LA INDEPENDENCIA NACIONAL

Bobadilla. Lo encabeza el veterano político Tomás Bobadilla y Briones, reconocido por su capacidad para hacer amarres políticos

 

Tomás Bobadilla y Briones.
Matías Ramón Mella y Castillo.
La Casa de los Jesuítas fue asiento del Colegio

Santo Domingo, 23 de febrero de 1844.- Aunque no tiene el poder económico de los afrancesados ni la capacidad de convocatoria y el idealismo de los trinitarios del grupo duartista, los burócratas y políticos avezados que forman el denominado grupo "boyerista", pudieran tener la clave en el movimiento que busca la proclamación de la independencia nacional.

Esto así, según los observadores, porque este grupo puede actuar como un comodín entre los demás grupos que tienen posiciones aparentemente irreconciliables.

Los boyeristas o "antihaitianos" son encabezados por don Tomás Bobadilla y Briones, veterano político y uno de los hombres con más capacidad para realizar combinaciones políticas del país.

El señor Bobadilla y Briones, abogado de unos sesenta años, nacido en Neyba, es reconocido como un hombre de éxito y aunque un sector de la juventud lo recela por sus conocidos vínculos con el régimen de Boyer, todos le reconocen su extraordinaria capacidad y los aportes que puede hacer al movimiento, despertando confianza entre los sectores poderosos y trayendo experiencia de estado a los jóvenes de La Trinitaria.

Como es sabido, uno de los problemas que tiene el movimiento independentista es que las ideas de los trinitarios encuentran cierta resistencia entre las clases pudientes del país, que temen la represalia haitiana y que no encuentran entre los líderes del movimiento, una persona de confianza, a la cual puedan plantear, en confidencia, sus preocupaciones sobre el futuro del país.

La llegada de Bobadilla al grupo trinitario le facilita ese hombre, y a través de él, el puente necesario para sumar otros personajes sociales de valía que den sustancia económica, y, por tanto, viabilidad al esquema diseñado por Juan Pablo Duarte, ahora exiliado en Curaçao.

Se sabe que Bobadilla es partidario de que se incluya en cualquier combinación al señor Pedro Santana, prestante propietario de hatos de El Seybo, y quien desde hace algún tiempo está ligado a las protestas contra la dominación haitiana, al extremo de que el presidente Hérard ordenó su prisión.

Es evidente que la presencia de Santana permitiría a la causa de la independencia contar con un hombre capaz de liderear el ejército y en condiciones de aportar también numerosos efectivos entre sus relacionados de la región Este, donde se asienta gran parte del ganado del país.

El mérito de haber reclutado al señor Bobadilla para el movimiento independentista corresponde al señor Matías Ramón Mella, quien además lo encargó para que redactara la Manifestación de los pueblos de la Parte del Este, lanzada el 26 de enero pasado, en la que se enumeran las causas de la independencia, el nombre del nuevo estado, el gobierno provisional que lo regirá y otras disposiciones de tipo administrativo.

Bobadilla es una persona muy conocedora del medio y a través de la cual, los demás grupos pueden establecer puentes de comunicación tan importantes para el éxito de la lucha.

Se sabe, que el señor Bobadilla, en caso de que triunfe el movimiento emancipador, será una de las principales figuras del nuevo orden.

Los hechos, como de costumbre, tendrán la última palabra.

Con esta crónica termina la serie de los Partidos de la Independencia que publicó El Diario de la Independencia como una forma de ilustrar a los amigos lectores acerca de las interioridades del movimiento.

Recuerdan fundación del Colegio de Gorjón

Un Comentario

El Colegio de Gorjón, segunda institución de estudios superiores fundado, un día como hoy, en la isla Española, no pudo rendir sus frutos por el egoísmo de los hombres.

Hoy se recuerda el intento del caballero Hernando de Gorjón de fundar una cátedra con los fondos generados por su ingenio de azúcar y sus correspondientes esclavos, pero las altas deudas que dejó al morir, y la avaricia de sus acreedores fueron un obstáculo insalvable a sus pretensiones de perpetuar su nombre a través de las letras y de la enseñanza.

En el año 1558, este caballero, por testamento, afirmó su intención de crear este colegio para enseñar latinidad, matemáticas, física, los clásicos estudios medievales. Su fundación fue aprobada por Real Decreto y las clases se iniciaron bajo los mejores augurios. Pero apenas en diez años, la voracidad de los acreedores del señor Gorjón, obligó a reducir sus ofrecimientos a una mera escuela de primeras letras hasta desaparecer por completo.

Recuérdese que veinte años antes, en 1538, se había fundado en esta ciudad, la Universidad de Santo Tomás, o de Santo Domingo, primada de América, que irradió luz y saber por todo el Continente. En estos días de 1844 permanece cerrada, a pesar de las necesidades de la juventud dominicana por ilustrarse y enfrentarse armada de conocimientos al porvenir.

Tanto en un caso, como en el otro, la escasa visión de los hombres intenta frenar el desarrollo de las potencialidades de la juventud. Pero a la larga, ésta siempre se impone.

 

 


DE ULTIMA HORA  -  DE ULTIMA HORA  -  DE ULTIMA HORA

 

¡Se proclama Independencia!

El Seybo se pronuncia en la madrugada de hoy
 

 

Juan Pablo Duarte
Pedro Santana

El Seybo, 26 de febrero de 1844. En las primeras horas de la madrugada de hoy, el general Pedro Santana, aparentemente designado jefe del ejército dominicano, al salir con sus tropas para la ciudad de Santo Domingo a apoyar el golpe, pronunció a la ciudad de El Seybo para la causa de la independencia.

Este pronunciamiento, el primero que se realiza en el país, se hace de acuerdo con los planes trazados por los miembros de La Trinitaria, como fueron concebidos en 1838, por Juan Pablo Duarte.

El pronunciamiento de El Seybo es una consecuencia del plan táctico trazado por los revolucionarios de obtener el apoyo del general Santana para sus planes de pronunciar la capital, donde tendrá lugar esta noche, el pronunciamiento oficial de la independencia dominicana.

Santana, al reunir sus tropas, compuestas mayormente por peones a su servicio y al de otros importantes hateros de la región, y marchar a la ciudad de Santo Domingo, declaró a la ciudad de El Seybo como afiliada al movimiento que termina con la dominación haitiana de más de 22 años.

En la ciudad de Santo Domingo, esta noche, se proclamará formalmente el nuevo estado y se solicitará la rendición de las principales autoridades haitianas.

Las condiciones para este golpe son óptimas, debido al descontento existente en la población, como ha venido siendo reseñado por El Diario de la Independencia, y por la presencia en Santo Domingo de los regimientos 31 y 32, compuestos mayormente por dominicanos que se sabe son también afectos al nuevo orden de cosas que se pretende instaurar. Es decir, que las posibilidades de resistencia inmediata por parte de las autoridades haitianas son bastante reducidas debido al bajo número de efectivos de esa nacionalidad presentes en la ciudad de Santo Domingo, y, por el contrario, la disposición de los regimientos dominicanos antes mencionados, los refuerzos de la región del Este encabezados por el general Santana y los efectivos que se recluten en la ciudad de entre los simpatizantes del movimiento y de la causa de la independencia.

Se sabe además, que se cuenta con elementos de San Carlos, de San Cristóbal y de otros lugares cercanos a la ciudad de Santo Domingo, par reforzar la plaza en caso de una reacción haitiana a las pretensiones dominicanas de separarse definitivamente del yugo opresor.

Todo está preparado para el golpe, que esperamos, por las precauciones que se han ido tomando, resultará con el menor derramamiento de sangre posible, dada la unidad de los dominicanos y el despliegue de fuerzas que se pretende realizar para evitar la posible reacción haitiana.

Por otra parte, la presencia del vicecónsul francés en Santo Domingo, Eustache J. De Saint Denys, puede ser un factor de moderación y un personaje neutral para provocar cualquier salida negociada.

El plan de los independentistas, como se sabe, es reunirse en la Puerta de la Misericordia y a la hora convenida marchar hacia la puerta del Conde, donde ya existe la combinación con el comandante de la misma para que la entregue sin disparar un tiro.  De allí se desplegarán fuerzas para apoderarse de otras posiciones estratégicas de la ciudad e intimar la rendición de la plaza.  Se espera que las tropas haitianas se concentren en la Torre del Homenaje, sede de la fuerza, para iniciar la resistencia, si es que se opone alguna.

De todas maneras, el hecho está consumado:  se han pronunciado las localidades del Este, tropas marchan hacia Santo Domingo, donde todo está preparado para el golpe final esta noche y el resto de los  pueblos del país sólo espera estos acontecimientos para sumarse a la independencia.  Luego, sólo faltará la disposición de los dominicanos de defender la idea de su nacionalidad y los honores de su bandera. 

¡Ultima Noticia! También Los Llanos se pronuncia

Los Llanos . Como a las tres de la tarde de hoy, esta comunidad se ha pronunciado a favor de la independencia nacional que se proclamará oficialmente esta noche en Santo Domingo.

Una delegación de las tropas seybanas que marchan hacia Santo Domingo a sostener el pronunciamiento de esta noche, pasó por el pueblo, e inmediatamente fueron avisados los complotados de esta villa quienes procedieron a rebelar el pueblo contra la dominación haitiana.

Este pueblo de Los Llanos ha estado ligado a la conspiración desde hace algún tiempo, sobre todo por la labor desarrollada aquí por Vicente Celestino Duarte, hermano del líder de la revolución independentista, quien realiza negocios de corte de madera en estas comarcas, y conoce a numerosas personas de la región.

El principal complotado de la zona lo es el señor Juan Ramírez, quien era una pieza clave en el plan de los duartistas de pronunciar la independencia en el pasado mes de diciembre, cuando se pretendió introducir pertrechos por la playa de Guayacanes. Como se sabe, el plan fracasó al no obtener Duarte los recursos necesarios. Sin embargo hay versiones que indican que éste no es principal complotado, por ser de raza negra, y sí otras personas de principalía en la villa. Lo que es seguro es que Ramírez, es pieza clave para conquistar la gente de los campos, aunque no tenga mucho ascendiente en el pueblo, por las razones enunciadas.

Versiones que no hemos podido confirmar indican que el pueblo de Los Llanos fue pronunciado en el día de ayer, por Juan Ramírez, en presencia de Vicente Celestino Duarte, al disparar un cañón de culebrina instalado en la plaza del pueblo. Este acontecimiento se debió, de acuerdo a los informantes, a un error en la fecha del documento enviado desde Santo Domingo por Gabino Puello a los conspiradores de la región del Este.

Por esa razón, de acuerdo a las mismas fuentes, se pronunciaron tarde ese día Bayaguana, Hato Mayor y otras poblaciones.

Por ahora, la noticia oficial es que esta comunidad se pronunció esta tarde a favor de la independencia.

Hemos sabido también que las haciendas importantes de la zona se van pronunciando al paso de las tropas seybanas que comanda el general Pedro Santana. Así, se nos ha comunicado que en la zona de Soco se han pronunciado las haciendas de los Urraca, de los Aponte y la de Juan Aybar. En cada una de estas haciendas, más tropas se unen a las fuerzas que comanda el general Santana, lo que aumenta el entusiasmo de la gente por la causa de la independencia.

No se conservan actas de estos pronunciamientos y este hecho es comprensible, por la forma tan espontánea en que se han llevado a cabo, así como por el carácter bélico que han tenido. La finalidad de las mismas ha sido, aparte del hecho simbólico de la separación de los haitianos, el reclutar efectivos para el ejército dominicano que defenderá la plaza de Santo Domingo de las posibles represalias haitianas. La marcha de las tropas es un hecho impresionante, inédito en los anales de esta zona, que desde los tiempos de La Reconquista capitaneada por don Juan Sánchez Ramírez, no había presenciado un despliegue de fuerzas similar.

Lo importante es que el hecho está tomando forma y los pueblos responden al llamado del Manifiesto del 16 de Enero de declarar la independencia de los haitianos. 

 


 

La Independencia es realidad:

Santo Domingo se pronuncia

 

Matias Ramon Mella dispara un trabucazo en la puerta de la misericordia.

Crean junta de gobierno, La Junta está compuesta por los principales líderes del movimiento, Francisco del Rosario Sánchez, Ramón Mella, Tomás Bobadilla, Remigio del Castillo, José Joaquín Puello y Manuel Jiménez
 

 

 

Santo Domingo. 28 de Febrero, 1844.- Los diferentes grupos dominicanos que buscan la independencia nacional, reunidos anoche, con las armas en la mano, tomaron prácticamente la ciudad y han proclamado la independencia del país del dominio haitiano.

En un golpe, en el que hubo un muerto, los amotinados se reunieron primeramente en la denominada Puerta de la Misericordia, desde donde, luego de dada la señal convenida, que era un disparo de fusil, marcharon hacia la Puerta del Conde, a tomarla.

Uno de los soldados de custodia intentó resistir la toma, pero fue convencido por el comandante del lugar, teniente Martín Girón de que toda resistencia era inútil y se entregó a plaza.

Posesionados de ese punto estratégico, se organizó la resistencia y se puso en autoridad al primer gobierno del país, la Junta Central Gubernativa, que de modo provisional gobernará la república hasta la constitución formal de sus autoridades. La designación de esta Junta estaba anunciada en la Manifestación del 16 de enero pasado, primer documento público del naciente estado.

La Junta está compuesta por los principales líderes del movimiento, Francisco del Rosario Sánchez, Ramón Mella, Tomás Bobadilla, Remigio del Castillo, José Joaquín Puello y Manuel Jiménez, quienes inmediatamente organizaron la defensa y despacharon efectivos para controlar las posiciones claves de la capital del nuevo estado.

El golpe fue dado luego de recibirse las seguridades de que las tropas de la región del Este marchaban hacia Santo Domingo al mando del general Pedro Santana. José Cedano y tres seybanos formaban la delegación que comunicó la noticia y se encontraban entre el grupo que tomó la Puerta del Conde.

El hijo del presidente Hérard, Deó, quien salió a reconocer lo que sucedía, fue recibido con disparos que lo obligaron a retornar a la Torre del Homenaje, donde se han concentrado las tropas haitianas. Estas se encuentran sitiadas allí, lo que ha evitado, hasta ahora, el derramamiento de sangre.

La Junta Central Gubernativa procedió entonces a preparar los documentos que presentaría a las autoridades haitianas para intimar su rendición y la entrega de la plaza. Se ha sabido que los haitianos preparan una comisión para investigar las pretensiones de los dominicanos. Todavía reina alguna confusión y llegan noticias de varios lugares cercanos que hablan de pronunciamientos de otros pueblos.

Lo que es cierto es que los dominicanos han proclamado su decisión de ser libres y se disponen a defender el honor nacional con todas las fuerzas de su ser. 

Lo que pasó el 27 de Febrero

n Conquistado por Manuel Jiménez el teniente Martín Girón, jefe de la guardia de la Puerta del Conde, se eligió el histórico baluarte para dar el grito sacrosanto de Separación, Dios, Patria y Libertad, y desplegar a los cuatro vientos la bandera de la cruz, de modo que citados para encontrarse reunidos allí a las diez de la noche, acudieron sin vacilaciones ni temores, Francisco del Rosario Sánchez, Ramón Mella, Manuel Jiménez, Vicente Celestino Duarte, Tomás Bobadilla y José Joaquín Puello, a la cabeza de grupos parciales en que figuraban Jacinto y Tomás de la Concha, Remigio del Castillo, José Gertrudis Brea, Pedro Valverde y Lara, Juan y Santiago Barrientos, Martín, Gabino, Eusebio y José Puello, Juan Alejandro Acosta, Gregorio y Francisco Contín, Celestino, Feliciano y Pedro Martínez, Marcos Rojas, Manuel Mora, José Mana y Fernando Serra, Martín Puche, Emilio Parmantier, Ángel y Agustín Perdomo, Manuel y Wenceslao Guerrero, Joaquín Montolío, Manuel Dolores Galván, Juan y José Antonio Pina, Jacinto y Antonio Brea, Fermín González, Narciso y Andrés Sánchez, Ventura Gneco, Félix María Delmonte, Juan Ruiz, José Llaverías, Wenceslao de la Concha, Leandro Espinosa, Francisco, Pedro Antonio y Justiniano Bobea, Diego y Julián Hernández, Jaime Yepez, Joaquín Gómez Grateró, Mariano Echavarría, Luis Betances, Benito González, José Pichardo, Benito Alejandro ..., Félix Mariano Lluberes, Julián Alfau, hijo, Pedro Tomás Garrido, José Cedano y tres seybanos más compañeros suyos.

Al llegar los primeros grupos a la Puerta del Conde, trató de hacer armas contra ellos el sargento Juan Gross, que lo era de la guardia, pero contenido por el teniente Girón, se adueñaron del puesto sin un tiro, procediendo en seguida José Llaverías a abrir la puerta con una bayoneta, para dar entrada a la gente de la villa de San Carlos que conducía Eduardo Abreu... Acto continuo fue desarrajado el almacén de pólvora, que estaba situado entre los baluartes del Conde y de la Concepción y con los artilleros que habían entre los pronunciados alistó el teniente Ángel Perdomo las piezas de cañón que estaban montadas arriba del fuerte, se pusieron centinelas avanzadas en todas las direcciones, y se tomaron otras medidas que les permitieran mantenerse a la defensiva en casos de ser atacados... De ahí que deseando el coronel Deó Hérard cerciorarse personalmente de la importancia de ella, se brindara para ir a hacer un reconocimiento acompañado de algunos oficiales, pero como al contestar el primer "quién vive" le hicieron fuego, se vio obligado a retroceder a La Fuerza...

En este momento hubo en la Puerta del Conde las vacilaciones consiguientes a la mala organización que todavía reinaba, ... pero pronto se restableció la confianza, ... y garantizándose el orden con el reconocimiento de una junta gubernativa provisional de la ciudad, que constituyeron de hecho los encabezados principales, Francisco del Rosario Sánchez, Manuel Jiménez, Ramón Mella, Tomás Bobadilla, José Joaquín Puello y Remigio del Castillo; de modo que en la madrugada se decidieron a disparar los tres tiros de alarma y a tocar la diana memorable que entonó la situación, ... despertando al vecindario, que lleno de alborozo se preparó para saludar el primer sol de la libertad. A Juan Alejandro Acosta se le confió entonces la misión de ir a ocupar la marina y encargarse de la defensa de las márgenes del Ozama a la cabeza de un puñado de hombres de confianza; pero como se contaba con el sargento Juan Isidro Días, que estaba de guardia en la aduana, y se había comprometido a entregar el puesto, ... y el capitán Leandro Espinosa persuadió a Puello de la necesidad de posesionarse de la aduana, sin perder más tiempo. Así se hizo sin encontrar dificultad, porque el oficial de la guardia, capitán Miguel Deschape... se adhirió de lleno al movimiento.

Los patriotas se decidieron entonces a ir sobre la Capitanía del Puerto, que ocuparon haciendo algunos disparos innecesarios, los cuales ocasionaron la muerte de uno de los marineros que estaban en servicio. Inmediatamente, establecieron guardias en las puertas de La Atarazana y San Diego, dejando al Gobierno reducido a La Fuerza, de manera que al amanecer ya los haitianos estaban persuadidos de que su derrota era inminente. 

Resistencia en Monte Grande

MONTE GRANDE, Santo Domingo. Esta comunidad formada por negros descendientes de esclavos, se ha negado a rebelarse contra las autoridades haitianas, a menos que reciba las seguridades de que la esclavitud no será reinstaurada en el país. El incidente ha ocurrido cuando delegados de los revolucionarios se apersonaron al lugar para buscar el apoyo de sus moradores.

La Junta Central Gubernativa ha despachado a su principal negociador Tomás Bobadilla, a fin de convencer a los moradores de la falsedad de la noticia. Bobadilla les recordará que la Manifestación del 16 de Enero proclama la prohibición de la esclavitud y les asegurará  que el nuevo gobierno no alterará el status de la población de raza negra.

 


 

 

La “Leonor” sale de Curaçao trayendo a Duarte
 

 
El regreso en la "Leonor". por Enrique García Godoy. 1944

Curaçao.- En la mañana de ayer, la goleta-bergantín “Leonor” primera nave en lucir los colores dominicanos en el extranjero, zarpó del puerto de esta capital llevando al líder de la revolución dominicana Juana Pablo Duarte y a sus compañeros Pedro Alejandro Pina y Juan Isidro Pérez, de regreso a su patria.

El viaje, que se tomará unos seis días, se inició con cielo despejado y mar calma.

Los viajeros llevan a bordo del barco una apreciable cantidad de pertrechos de guerra y armas que fueron obtenidos por Duarte a través de diligencias particulares y el fruto de los bienes de su familia, y por la comisión de la Junta Central Gubernativa que fue enviada a esta isla a recogerlo, la cual trajo mil pesos fuertes para la compra de útiles de guerra para la defensa del nuevo estado.

No es mucho lo que puede obtenerse en esta localidad, pero el gesto simbólico es apreciado como una  demostración más de la disposición de los dominicanos de defender su patria de la agresión extranjera.

Había mucho júbilo entre los viajeros y aquí se ha comentado favorablemente la actitud de las autoridades de esta isla de permitir el embarque de los pertrechos sin mayores contratiempos, como un gesto de buena voluntad hacia el nuevo estado.

Confiamos en que la nave, capitaneada por el general Juan Alejandro Acosta, llegará sin mayores inconvenientes a los puertos dominicanos, donde se ha preparado un recibimiento de héroe al caudillo de la independencia dominicana, Juan Pablo Duarte. 

Tributo a Sánchez

Cumple años hoy el benemérito patriota Francisco del Rosario Sánchez, trinitario febrerista y el hombre que izó por primera vez el pabellón tricolor en la Puerta del Conde.

Nacido el 9 de marzo de 1817 en la ciudad de Santo Domingo, hijo natural, legitimado luego por el matrimonio, dos años después,  de sus padres, Olaya del Rosario y Narciso Sánchez, fue bautizado el 18 del mismo mes y año. Desde muy temprano se inclinó  por la música y se desempeño como contable de los negocios de su padre, hasta finalmente destacarse por su inteligencia y valentía como defensor público.

Aunque no fue de los fundadores de La Trinitaria sus méritos en el movimiento desde que fue iniciado, son similares a los del mas distinguido de los patriotas, llegando a alcanzar la jefatura de una de las tendencias tácticas  del grupo duartista, aquella que creía que la independencia podría lograrse sin el apoyo de otros sectores de la población.

Para escapar a las persecuciones  del presidente Herard fingió la muerte, porque realmente estaba enfermo, y desde su escondite dirigió planes de emancipación que culminaron con la diana gloriosa del 27 de febrero.  En su casa se celebró la reunión organizativa de la proclamación y sus familiares más cercanos colaboraron estrechamente en el logro de la soñada independencia.

La noche del 27 de febrero fue nombrado miembro de la Junta Central Gubernativa, cargo que actualmente desempeña, junto al de Gobernador-Comandante de la ciudad de Santo Domingo, posiciones en las que ha puesto al servicio de la Patria su reconocida energía y claridad de miras.

El Diario de la Independencia desea las mayores felicitaciones en su día a este patriota ejemplar, símbolo de la aguerrida juventud dominicana. 

¿Está la Junta negociando con Francia?

El Diario de la Independencia  ha sido informado por fuentes que le merecen entero crédito, de que en la reunión ordinaria de anoche de la Junta Central Gubernativa, se aprobó una resolución con la que se abren oficialmente las negociaciones con Francia para la protección de la independencia dominicana.

De ser ciertas las informaciones, las mismas son un mentis a la alegada capacidad de los dominicanos de sostener su soberanía por sí mismos y vendría a añadir un nuevo ingrediente en la ya complicada situación geopolítica del Caribe.

Según nuestras fuentes, se redactó una comunicación que sería enviada al Vicecónsul francés en esta ciudad, Eustache J. De Saint Denys, junto a las bases de la futura negociación.

Mantendremos  informados a los amigos lectores de estos pasos, que crean una situación totalmente nueva en el ambiente independentista.  De confirmarse  la noticia, cobrarían fuerza los rumores acerca del control que tienen los afrancesados de la Junta Central Gubernativa, desplazando a los duartistas de la jefatura del movimiento y crearía un nuevo motivo de intranquilidad en Haití, que se siente permanentemente amenazado por las pretensiones francesas.

En la edición de mañana traeremos informaciones adicionales sobre estos importantes acontecimientos.

Haití declara bloqueo marítimo contra la RD

Puerto Republicano. El gobierno de la República de Haití ha declarado el bloqueo marítimo a los puertos y costas de la República dominicana.

Con esta medida se buscar aislar por mar a la naciente república que proclamó su independencia el 27 de febrero pasado.

El decreto, firmado por el presidente Herard entra en vigor inmediatamente y permite a todos los interesados capturar los buques que estén tratando de entrar a puertos dominicanos o que se encuentren fondeando en aguas dominicanas.

Esta medida viene a culminar una serie de maniobras de tipo militar tomadas por las autoridades haitianas con la finalidad de preparar la invasión del territorio dominicano.  La premura con que fue dictada la misma y la movilización general de tropas ordenada por el gobierno hacen prever lo inminente de la invasión.

Sin embargo, con relación a la medida del bloqueo, se duda de su efectividad debido a la escasa capacidad de la marina haitiana y la relativa competencia de los marinos dominicanos.  Ambos países, sin embargo, no disponen de grandes fuerzas navales, por lo que la medida de ayer del gobierno haitiano parece ser más un gesto simbólico, que de verdadera efectividad militar.

No obstante, la medida podría tener efecto si Haití consiguiera el apoyo de alguna potencia naval, lo cual parece dudoso dado el estado de aislamiento de ese país en e concierto de las naciones del mundo, pero podría resultar efectivo en la medida en que otros países se nieguen a enviar barcos a las aguas dominicanas, por considerarlas peligrosas para sus intereses y las vidas de sus tripulaciones.

El decreto de ayer, viene a confirmar la seriedad con que las autoridades haitianas han tomado la decisión de los dominicanos de liberarse de su yugo. 

 


 
 

Juan Pablo Duarte llega a Santo Domingo.

 

Se le recibe como héroe, pueblo acude al muelle a recibirlo, ya se habla de nombrarlo padre de la patria.

Duarte llegó en La goleta-bergantín "Leonor", capitaneada por el Almirante Juan Alejandro Acosta, tambien vinieron sus compañeros de exilio Pedro Alejandrino Pina y Juan Isidro Pérez.

 

La llegada. J. Alorda

Santo Domingo, 15 de marzo de 1844. -  En una espontánea manifestación de júbilo como no se recuerda en esta ciudad, fue recibido en la mañana de ayer el fundador de la nacionalidad dominicana, Juan Pablo Duarte, a su llegada del exilio…

La goleta-bergantín "Leonor", capitaneada por el Almirante Juan Alejandro Acosta, que lo trajo, fue avistada en la madrugada de ayer, pero no fue sino hasta las siete de la mañana de hoy que entró a puerto. Sin embargo, ya todo el pueblo estaba enterado de la noticia y concurrió al muelle a recibirle.

Junto a Duarte viajan sus compañeros de exilio Pedro Alejandrino Pina y Juan Isidro Pérez, así como los miembros de la comisión enviada por la Junta Central Gubernativa expresamente a buscarle.

El primero en aparecer sobre la borda lo fue el señor Duarte, quien fue aclamado por la multitud. Al acercarse a tierra, el Arzobispo de Santo Domingo, Monseñor Tomás de Portes e Infante, quien se hizo acompañar del clero de la ciudad, lo saludó con un ¡Salve al Padre de la Patria! y lo abrazó. Las tropas presentaban armas, y las cornetas y tambores de las armas dominicanas entonaban un saludo al recién llegado.

Desde la fortaleza se disparó una salva de 21 cañonazos, homenaje de jefe de estado al caudillo de la revolución independentista.

Terminado el recibimiento en el muelle, la comitiva inició la marcha hacia la ciudad entrando por la puerta de San Diego, para tomar la calle de Las Damas y de allí a la calle de El Conde hasta la plaza de armas, donde fue aclamado de nuevo por el pueblo y las tropas y proclamado como jefe del ejército. De la plaza de armas, se dirigió entonces a la sede del gobierno donde recibió el saludo de todos los miembros de la Junta Central Gubernativa y de antiguos trinitarios y comunicados.

En esa reunión, Duarte, para sorpresa de todos los que no lo conocían, da una muestra extraordinaria de su desprendimiento poniendo su persona al servicio de la independencia sin exigir nada a cambio. Inmediatamente fue designado por la Junta Central Gubernativa, miembro de ella, General de Brigada y Comandante del Departamento de Santo Domingo.

Duarte trajo una pequeña cantidad de pertrechos de Curaçao, que serán de utilidad para la causa de la independencia, ahora que se han abierto las hostilidades en la frontera sur y que el ejército dominicano marcha hacia esas líneas de defensa.

El recibimiento en casa de su madre fue muy emotivo, pues como se sabe, el padre de Duarte, Juan José Duarte, falleció mientras su hijo se encontraba en el exilio. La casa todavía estaba de luto por la pérdida, pero el día de ayer fue día de fiesta en la morada.

Al lamentarse la madre del patricio de que su padre no hubiera podido presenciar el triunfo de las ideas de su hijo, que era su propio triunfo, el Pbro. José Antonio de Bonilla le dijo: "los goces no pueden ser completos en la tierra, y si su esposo viviera sería para Ud. hoy un día de júbilo que sólo se puede disfrutar en el cielo. Dichosa la madre que ha podido dar a la patria un hijo que tanto la honra".

La presencia de Duarte en el país, sin duda, tendrá un importante impacto sobre las negociaciones que se están conduciendo con Francia para buscar su protectorado. Se sabe que Duarte es intransigente en su nacionalismo y que las vacilaciones de algunos de los miembros del grupo trinitario cambiarán a la llegada del líder de la independencia "pura y simple". Lo que ocurrirá en la Junta Central Gubernativa ahora que Duarte forma parte de ella, no puede ser predicho, pero lo más probable es que los proyectos de protectorado comiencen a navegar en aguas más tormentosas a partir de este momento.

La llegada de Duarte constituye un soberana manifestación del pueblo de que apoya su obra tal como él la idealizó y ésto no puede haber pasado desapercibido a los conservadores miembros de la Junta. Vamos a esperar el desarrollo de los acontecimientos.

Movimientos del ejército haitiano

Nuestros informantes en la frontera Sur nos comunican que ayer, el general Agustín Souffram con su división de unos 10,000 hombres llegó a Neyba, región que estaba controlada por los regimientos 20 y 21, luego de los combates de Cabezas de las Marías.

Por su parte, la división que encabeza el propio presidente Hérard, que viaja por el camino de Las Caobas, pasó por Comendador (Elías Piña), y se acerca a las inmediaciones de San Juan de la Maguana. El comandante de su vanguardia lo es el veterano general Thomas Héctor, y el general Riché lo es de su retaguardia.

Estas informaciones nos hacen pensar que las avanzadas haitianas estarán llegando a Azua alrededor del día 17, si es que no hay algún movimiento de las tropas dominicanas que retarden su marcha. Esto es muy importante para que el ejército dominicano pueda tomar las mejores posiciones de combate y entablarlo en las condiciones mas apropiadas posibles para las armas dominicanas.


El beso de la gloria

"¡Albricias, albricias, el general Duarte ha llegado!"

Por Joaquín Balaguer

...La ciudad de Santo Domingo esperaba ansiosamente... Varios miembros de la Junta Central Gubernativa habían ofrecido un valioso obsequio al primero que avistara en el horizonte el navío...Sólo Pedro el Vigía se dio cuenta a última hora del arribo de aquel buque que llegaba rodeado del mayor misterio... y sin perder tiempo empezó a golpear con sus anteojos las puertas del vecindario y a gritar a voz en cuello: "¡Albricias, albricias, el general Duarte ha llegado!".  Sorprendida en su lecho... la ciudad entera despertó alborozada... Tomás de la Concha, prometido de Rosa Duarte, puso término a la expectación general anunciando que el desembarco no se efectuaría... hasta el siguiente día en la mañana.

El 15 de marzo amaneció agolpada una inmensa multitud en los alrededores de la Puerta de San Diego. Una comisión de la Junta Central bajó al muelle a las siete de la mañana con el objeto de ofrecer al libertador los saludos oficiales. Cuando Duarte puso el pie en tierra, las tropas, alineadas frente al puerto, le rindieron honores, las baterías del Homenaje lo saludaron con los disparos de ordenanza. El Arzobispo don Tomás de Portes e Infante fue el primero el estrechar entre sus brazos al apóstol y en darle la bienvenida, el nombre del pueblo y de la Iglesia, con las siguientes palabras: "Salve Padre de la Patria". El desfile desde el muelle hasta el Palacio de Gobierno se inició en medio de aclamaciones incesantes. Al pasar la comitiva por la Plaza de Armas, se levantó de improviso un clamor unánime para pedir a la Junta Central Gubernativa que confiriera a prócer el título de General en Jefe de los Ejércitos de la República.

Desde el Palacio de Gobierno, en donde la Junta Central le entregó las insignias de General de Brigada, el Padre de la Patria se encaminó, seguido por una muchedumbre frenética, hacia la casa que ocupaba su familia en la calle de "Isabel la Católica"...

En el hogar esperaban al Libertador su madre, doña Manuela Diez, y sus hermanas, convertidas desde el amanecer del 27 de febrero en centro de la devoción del pueblo, que veía reflejada en aquellas mujeres la gloria del recién llegado. El traje negro que vestía la anciana avivó de golpe en la memoria del apóstol el recuerdo del desaparecido... Doña Manuela y sus hijas compartían, con más título que nadie, la alegría de la ciudad embanderada. Pero el dolor aún reciente, no les permitía gozar en toda su plenitud del entusiasmo y el fervor generales. Fue preciso que José Diez y Ramón Mella hicieran a la viuda y a las huérfanas reconvenciones cariñosas para que abrieran al pueblo las puertas de su hogar en duelo...

Aunque el recuerdo de su padre, a quien una muerte prematura no permitió gozar del triunfo de su hijo ni de la independencia de la patria, ennegrecía el pensamiento de Duarte, fue aquél sin duda el único día feliz para este hombre limpio y virtuoso. Fue el único de toda su vida en que se sintió unánimemente querido, y en que fue festejado. El 15 de marzo de 1844 fue también el único día en que tuvo la sensación de haber recibido sobre la frente el beso de la popularidad, y el beso menos cálido pero más duradero de la gloria. 


 

Designan a Juan Pablo Duarte
adjunto de Santana en el Sur

Juan Pablo Duarte

Antonio Duvergé

Santo Domingo. La Junta Central Gubernativa ha designado al Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte, como adjunto del general Pedro Santana en los ejércitos expedicionarios del Sur.

La noticia le fue comunicada al señor Duarte en una carta enviada por la Junta, fechada ayer.

En la misiva, se le ordena su traslado inmediato a Sabana Buey en compañía de su estado mayor y de una división de tropas al mando del teniente Coronel Pedro Alejandrino Pina.

La orden dada a Duarte se justifica en la necesidad de que "además del Jefe del Ejército Expedicionario General Santana, haya otro oficial superior que pueda reemplazarle y que le ayude y coopere en la defensa de la Patria".

La carta también instruye a Duarte a ponerse de "acuerdo con dicho General Santana para todas las medidas de seguridad y defensa, procurando que sean en armonía con nuestra resolución de ser libres o morir y según los principios que hemos proclamado".

Es evidente que esta carta es la primera reacción oficial al movimiento realizado el día 19 por Santana de retirar sus tropas a Sabana Buey, luego de la espléndida victoria de Azua.

En los círculos políticos de la capital no se ha comprendido bien el movimiento y entre personas ligadas a los círculos trinitarios se ha criticado acremente la medida, tildándola de otra nueva maniobra para justificar la intervención de los franceses en los asuntos internos de los dominicanos.

La carta puede ser también el resultado de la impaciencia del señor Duarte por entrar en acción y ofrecer sus servicios de manera más efectiva a la causa de la independencia. Queda por verse, sin embargo, la forma en que reaccionará el general Santana a esta prueba de desconfianza implícita en la nota y el efecto que la presencia de Duarte tendrá en los cuarteles dominicanos del Sur donde es prácticamente desconocido por los soldados, en su mayoría leales a Santana.

No deja de preocupar, sin embargo, el hecho de que la retirada de Azua, como ha afirmado un testigo de los acontecimientos, ha venido a desvirtuar los efectos de la batalla "quitándole toda su importancia política y militar".

Este hecho inesperado ha alarmado a la Junta Central Gubernativa, que ahora pone en duda la capacidad militar y las aptitudes guerreras del general Santana y le envía un oficial del prestigio del general Duarte, cuya posición con relación a la independencia no está sujeta a dudas.

El puesto de Duarte como Comandante del Departamento de Santo Domingo, será ocupada por el General José Joaquín Puello, uno de los más fervorosos febreristas. 

Junta anuncia victorias

Santo Domingo . En un comunicado emitido ayer, la Junta Central Gubernativa da a conocer al pueblo dominicano el inicio de las hostilidades y las primeras victorias de las armas dominicanas en la defensa de su independencia.

Llama la atención, sin embargo, la forma superficial en que está redactado el documento, que no ofrece detalles de los hechos y no hace mención de ningún parte oficial de los encuentros.

El texto del comunicado de la Junta se publica a continuación:

Dios, Patria y Libertad República Dominicana

Santo Domingo y Marzo 21 de 1844, y de la Patria. La Junta Central Gubernativa

Al Pueblo y al ejército. Dominicanos:

Ni la justicia de nuestra causa, ni la conducta noble y generosa que hemos tenido con los haitianos, han sido bastantes para que se nos hubiesen guardado aquellas consideraciones que atrae sobre sí la  opinión pública: la voluntad general de los pueblos, siempre respetable, y los principios del derecho de la guerra entre naciones civilizadas.

Los haitianos han provocado las hostilidades, y nos han agredido, sin siquiera hacernos una comunicación, y sin responder a las notas oficiales que hemos dirigido a su Presidente. Tal ha sido el desprecio que han agregado a sus vejaciones anteriores, pensando sin duda que, con su presencia sola, volverían a dominarnos para tratarnos peor que nunca; pero el Omnipotente, que protege nuestra causa ha querido que en tres encuentros que hemos tenido con ellos, en Neiba y Azua, nuestras armas hayan salido vencedoras, principalmente en la jornada del día 19 en que ha sido considerable el número de muertos y heridos de su parte habiéndose visto en la precisión de abandonar el campo después de tres horas de combate.

¡Dominicanos!, si es glorioso para vosotros el haber usado de moderación y de generosidad, ya es un deber correr a las armas, volar a la victoria, unirnos para ser invencibles, defendiendo la Patria, la Libertad, y nuestros derechos.

Viva la Religión!

Viva la República Dominicana!

Vivan los bravos!

El Presidente de la Junta, Bobadilla.- Caminero.- Abreu.- Félix Mercenario.- Carlos Moreno.- J. Tomás Medrano.- Echavarría.- El Secretario de la Junta, S. Pujol.

 

Hérard ocupa Azua

Azua. Las tropas haitianas han ocupado esta población luego de comprobar que las tropas dominicanas habían abandonado completamente el lugar de su victoria del pasado día 19.

Las tropas de Hérard marcharon por el camino de San Juan hasta la población, luego de ser reforzadas por la columna del general Souffrant que venía de Neyba a marcha forzada para unírsele antes de la batalla. La ausencia de estas tropas en el combate fue un factor decisivo en la victoria dominicana.

Las tropas de Hérard, una vez ocupado el pueblo, procedieron a enterrar a los muertos del combate, que todavía permanecían en el campo de batalla. Inmediatamente después, el presidente Hérard pronunció una arenga a sus tropas, haciéndoles jurar que no cesarán en su empeño de llegar a las puertas de Santo Domingo y derrotar los intentos dominicanos.

Las palabras de Hérard fueron las siguientes: "Soldados, cuento con vuestro valor y con el honor vinculado a vuestras banderas. Azua os abre las puertas de Santo Domingo; marcharéis conmigo hasta esa ciudad rebelde, adonde las viejas tropas del Norte van a rechazar a los insurgentes sordos a la voz de la fraternidad. Jurad, pues, todos, no regresar a vuestros hogares sino después de haber reducido a los perversos que conspiran por la ruina de los hijos de Haití".

Llama la atención, la implícita llamada de atención a las deserciones, uno de los principales problemas que tiene el ejército haitiano en estos momentos y el tratar de levantar la moral de los soldados, que no debe ser muy alta.

Los haitianos desconocían la desocupación de la ciudad de Azua y estaban a la espera de noticias. El Diario de la Independencia ha sabido que los haitianos se enteraron de la desocupación de Azua por "una mujer que regresaba de una peregrinación y que, al atravesar la villa, la encontró solitaria".

El hecho de que los haitianos no se hubieran siquiera molestado en enviar patrullas a explorar la situación, ofrece un estado de la moral de sus comandantes y de su ejército, luego de la derrota del día 19.

La retaguardia dominicana, comandanda por el Coronel Antonio Duvergé, ante la llegada de la columna del general Souffrant, se retiró ordenadamente hacia las escarpadas sierras de El Maniel, por la ruta de Resolí y Las Yayitas, desde donde opera en forma de guerrillas contra los haitianos.

Con esta retirada, el Coronel Duvergé corona su memorable actuación en la batalla de Azua del 19 de marzo y se cubre, nueva vez, de gloria. 

            

 

 
Tomado del Diario Libre, Diario de la Independencia.

 

Las fotografías, canciones,  artículos y gráficas  incluídas en este sitio nos han sido remitidas por correo electronico por lo cual desconosemos su origen o bien se han obtenido en páginas de la Internet que ofrecen gratuitamente su contenido.  En ningún caso dichas paginas daban aviso legal a sus visitantes sobre el derecho de autor (copyright) que sobre ellas pudiera haber.  Si el autor de la fotografía, artículo o canción  que figura  en estas páginas, desea que sea retirada, basta con que nos lo comunique a través del correo electrónico y nos envíe el derecho de autor que posee  y será  retirada. 

Nota: Algunos artículos, fotografías, música y gráficas, 
son colaboraciones de  dominicanos y extranjeros que adoran nuestra tierra 

Para enviar un link, 
cualquier comentario, articulo, foto etc. 
pulse aquí

 (Le estaremos muy  agradecidos  si chequean antes de enviar, el derecho de autor-copyright-)

 
 
 

 

 

 

HomeLibro de visitas Indice Historia Patria E-mailAmigos de 27febrero Contactenos Donaciones

This site was designed
and is maintained by: everestgraphics.com