-
 

MONUMENTOS HISTORICOS


500 Años de Historia Monumental

En el Período comprendido del año 1988 al 1992 la Casa J. Armando Bermúdez & Co. publicó con el aval de la Comisión Dominicana Permanente para la celebración del Quinto Centenario del Descubrimiento y Evangelización de América cinco calendarios que integraban la "Serie Quinto Centenario", con el propósito de dar a conocer parte de nuestro patrimonio histórico y arquitectónico, y de apoyar la labor de la Comisión.

Dada la circunstancia de que los calendarios suelen ser conservados únicamente por coleccionistas, hicimos la solicitud a don José Armando Bermúdez (Poppy) de imprimir un álbum con la 60 fotografías de la serie con sus respectivas referencias históricas, para que los dominicanos y extranjeros puedan disponer de información Gráfica sobre nuestro pasado colonial, principalmente de la Ciudad de Santo Domingo, declarada por la UNESCO en 1990 Patrimonio Cultural Mundial.

En tal sentido, agradezco tanto en mi nombre como en el de la comisión que presido a don José A. Bermúdez el entusiasmo con que asumió este proyecto, así como a todos los que trabajaron en la impresion y difusión de este hermoso album, un legado que dejamos a las generaciones futuras como recuerdo de la conmemoración del Quinto Centenario del Descubrimiento y Evangelización de América.

 

INDICE

 

 

Monumentos coloniales

La Atarazanas:

Mandadas a construir por Diego Colon en 1514, se refiere a un sector colonial y a un edificio situado en el mismo. La palabra atarazana significa arsenal o deposito, aunque hoy se utiliza como centro turístico sede de un restaurante, una gift shop y galería de arte. El edificio consta de tres naves construidas en ladrillo con columnas de entrada hechas en piedra Fue deposito de mercancías para exportación y Aduana. Primera sede de las contrataciones, en las atarazanas, en 1859, fue vendida en publica subasta la primera lámpara de gas. Se trata de un edificio único en América. Existiendo solamente otro similar en el mundo en Barcelona. Dirección: C/ Las Atarazanas, Ciudad Colonial de Santo Domingo Alcazar de Don Diego colon (Museo Vireinal): La imponente construcción se inicio en el 1510, con 1,500 operarios y con pocos instrumentos, sin un clavo; consta de 22 habitaciones y 72 puertas y ventanas, el autor es Inoto. El terreno, le fue fundado un ano después por real mandato, fechado Sevilla 25 mayo 1511. La construcción de una "'fortaleza'' fue objeto de envidia e indagaciones del Rey, con su emisario Amador de Lares que desmentía diciendo que ''no pude construir una fortaleza con tantas puertas y ventanas''. En este palacio de Diego Colon y Maria de Toledo, nacieron dos de su hija, en el 1512 Juana y en el 1513 Isabel. Fue sede casi por 60 anos de la primera corte Española. Desde este palacio se movieron las conquistas de Cuba, Guatemala, Perú, México, La Florida, Puerto Rico, Colombia y Jamaica en él murieron: en el 1514, Don Bartolome Colon; en el 1548 la csta hija Felipa, un ano despues el 11 de Mayo de 1549 la misma Dona Maria, quien habia esperado en vano el retorno de Don Diego de Espana. En el pasado, había esperado también 5 largos y terribles años. La historia de amor se rompe una segunda vez en el 1523 y esta vez Don Digo no vuelve murió en Montalbán en el 1526, mientras Dona Maria a cada grito Coria a balaustre, para ver una vela llegar, con la esperanza de abrazar a su amado esposo, que creía vivo. El Alcázar fue abandonado hacia el 1577. saqueado por Drake en 1586. El pueblo noto que la gran puerta callo el 12 de nov. del 1799, el mismo día en que la real Audiencia se embarco a Cuba después del tratado de Basilea del 1795, con la partida de justicia en el viejo techo del palacio cayo al suelo. Sus piedras fueron usadas por los haitianos en la construcción del palacio de Borgella 1835. Hoy magníficamente restaurado, en el 1955 por obra del Arq. Español Javier Barroso, es convertido en museo Real donde se puede admirar piezas del siglo XIV, XV, XVI, donde él más precioso objeto es un cuadro flamenco del 1500 que presenta la muerte de la Virgen, obra única en el mundo, en su genera. Notas Arq. : estilo Gótico-Mudéjar y renacimiento español e itálico. Dirección: C/ Las Damas

Jenny Reyes


OTROS MONUMENTOS COLONIALES:

Palacio Consistorial (1)
Continuamos nuestro paseo con una mirada a lo que fue el antiguo ayuntamiento. Situado en la esquina formada por las calles El Conde y Arzobispo Meriño, este edificio, con su importante torre, contribuye de singular manera a la personalidad de nuestra antigua Plaza de Armas o Plaza Mayor construido entre 1502 y 1504, la fisonomía central responde a una remodelación efectuada durante el período 1911-1913 por el arquitecto Osvaldo Báez Machado. Desde el punto de vista arquitectónico el edificio es un elocuente ejemplo de líneas elegantes, formas bien distribuidas y sobriedad. Históricamente en esta misma esquina se levantó la fachada del antiguo cabildo colonial, construido en el siglo XVI. La posterior remodelación de este edificio ocultó definitivamente esta antigua fachada.

El estilo del posterior Palacio Consistorial es neoclásico, muy utilizado durante los gobiernos de Morales, Cáceres y Vásquez, por ser éste el estilo internacional impuesto por Francia como representativo de la libertad, la constitucionalidad y la institucionalidad republicanas (Ver 2 Palacio Consistorial).

Lo que queda del ayuntamiento original, construido en el siglo XVI , es ahora parte del Banco de Trabajadores con una torre enorme conocida como El Vivaque. Este edificio también contiene una cárcel y una estación de policías. Este edificio se emplea hoy para organizar exposiciones o celebrar eventos especiales.

 

 

 

 

 Parque Colón.

 

 

 

 

Parque Colón (2)
Comenzamos nuestro paseo virtual desde el verde y muy placentero Parque Colón. Es el mejor punto para orientarse en la confluencia de la calle Arzobispo Meriño y la calle El Conde. En el centro del parque está la estatua de bronce de Cristóbal Colón, realizada por el escultor francés E. Gilbert. A los pies del Almirante se encuentra la reina taína Anacaona, un símbolo precisamente de lo que fue el encuentro de la cultura taína con la llegada de los descubridores españoles. Antes de adentrarnos en la ciudad colonial -llamada por los dominicanos Zona Colonial- hay que señalar que vamos a asistir a una mezcla de estilos gótico, plateresco, isabelino y barroco.

A lo largo de edificios civiles, militares y religiosos se van a suceder estos estilos en todo el recorrido de nuestro paseo. En su conjunto se puede decir que toda la ciudad colonial de Santo Domingo es el legado histórico y arquitectónico más importante del encuentro de la Europa del siglo XV con el Nuevo Mundo. Hoy en este parque hay una excelente local, Restaurante Cafetería Colonial más conocido por el nombre de La Cafetera, con muy buenos y económicos emparedados. Al otro lado de la plaza, esquina a la calle Arzobispo Meriño se encuentra otro restaurante agradable para tragos a última hora de la tarde o cenas a primera hora de la noche, Bar Moderno, un sitio también muy agradable pero un poco más caro. A su lado hay una tienda recomendable de cigarros dominicanos. Pero en el mismo parque hay un pequeño autobús a veces de "Cigarros ambulantes" que tiene también su encanto. El parque se llena de turistas, limpiabotas, vendedores ambulantes y guías. Pero siempre se disfruta de un ambiente agradable. Hay un espíritu bohemio, tranquilo, de jóvenes parejas sentadas en los bancos, ancianos fumando vegueros de manera pausada, muchachos con sus correrías y juegos y jóvenes sentados enfrascados en el último debate literario.

Al fondo alguien toca la guitarra mientras una suave brisa convierte a toda esta plaza en el lugar ideal para conversar con amigos, recuperar amistades o comenzar nuevos idilios. Nuestro paseo lo podemos comenzar en varios ambientes. Un día podemos partir de aquí por la mañana para poder visitar los edificios. En otra ocasión, podemos escoger la última hora de la tarde para simplemente deambular por las calles mientras los colmados se abren y la gente saca sus mecedoras a la calle y a la vez el ruido del merengue ensordecedor se suma a ladridos de perros, llantos de niños y muchachos haciendo carreras con sus patinetas.

Ahora estamos listos para comenzar nuestra visita. Sepamos que inicialmente lo que fue la primera ciudad del Nuevo Mundo se construyó en 1948 en la parte oriental del río Ozama, en lo que es hoy el ensanche llamado Villa Duarte. Fue allí donde Bartolomé Colón, hermano del Almirante, recibió el encargo de levantar un asentamiento, un alojamiento castrense para el cuerpo expedicionario que incluyera una torre de madera, una casa para el gobierno municipal y militar, una iglesia, un almacén y varias viviendas. Así nació lo que fue conocido como La Isabela.

En el año 1502 llega en una nueva expedición el Comendador Mayor de la orden de Alcántara, Fray Nicolás de Ovando. Destruida en parte La Isabela por un huracán, Nicolás de Ovando escoge una tierra más dura y decide en la parte occidental del río Ozama construir no ya un asentamiento sino una verdadera villa con el nombre de Santo Domingo. Nicolás de Ovando dirigirá personalmente todos los planos.

En lo que es hoy el Parque o Plaza Colón estaba inicialmente la Plaza Mayor. Los planes originales de la ciudad pedían un área verde en medio, rodeada de edificios públicos y religiosos para incluir una catedral, un palacio del gobernador que representaba al rey, el ayuntamiento, y, finalmente, la corte de justicia. El acoso de los corsarios impidió que estos planes se desarrollaran en su totalidad. Sólo la catedral y el ayuntamiento se construyeron en torno a la plaza.

 

 

 

 

 Palacio de Borgellá

 

 

 

 

Palacio de Borgellá (3)
En frente del Palacio Consistorial, en el otro lado del Parque, podemos ver un hermoso edificio de dos plantas con sus arcadas coloniales y su aire y estilo bien caribeño (Ver 4 Palacio de Borgellá). Construido a principios del siglo XVI, este palacete debe su nombre al a su arquitecto, el haitiano G, M, Borgellá. Durante la etapa de la anexión a España, tras la primera independencia, se instaló en este edificio la sede de la Real Audiencia. Tuvo en la historia moderna del país un enorme protagonismo. Imaginemos estas arcadas repletas de caballeros fumando sus cigarros y gesticulando acaloradamente. La escena corresponde a la década de los cuarenta del siglo pasado en la etapa en que este edificio se convirtió en sede del Senado de la República. Durante los años de la ocupación haitiana de Santo Domingo, el edificio se convirtió en odioso para muchos por representar el poder haitiano y el sometimiento de la ciudad al vecino país. Hoy este hermoso edificio tiene finalmente un destino más noble. Aquí se encuentra la sede del Patronato que cuida el mantenimiento de esta parte vieja de la ciudad declarada por la UNESCO desde 1992 patrimonio cultural de toda la humanidad.

Primer camino urbano de América (4)
Cruzamos el Parque Colón y nos dirigimos a la derecha hacia la calle Pellerano Alfau. Paseando por ella rememoramos lo que fue el primer camino peatonal de América, sin ni siquiera todavía una calle. Situamos aquí el comienzo del recorrido por esta ciudad que nos va continuamente a impactar ya sea por la mañana o a media tarde.

Su espíritu está bien vivo. A la vez el peso de la historia, la tradición y la leyenda envuelve a toda la parte vieja de Santo Domingo conocida como la ciudad colonial o zona colonial. Como ya vimos al comenzar nuestro paseo, Nicolás de Ovando decidió fundar Santo Domingo a comienzos del siglo XVI en la ribera occidental del río Ozama.

En 1507 fue reconocida como la primera ciudad del Nuevo Mundo y tuvo el privilegio de tener un escudo de armas con dos leones dorados, una corona de oro y una llave azul. La labor de Nicolás de Ovando quedó en parte concluida en 1509. Diego Colón, nombrado virrey de las Indias, hijo mayor del Almirante, expandió y embelleció la ciudad durante sus dos mandatos consecutivos que se prolongaron desde el año 1509 a 1523.

Fueron años dorados de esplendor y gloria hasta el brutal ataque del corsario inglés Francis Drake en 1586. Tras este asalto todos los edificios dañados y destruidos fueron restaurados en su totalidad según los planes originales.

 

 

 

 Plaza de los Curas.

 

 

 

 

Plaza de los Curas (5)
Esta plaza, ubicada en la calle padre Billini, forma parte del llamado Callejón de los Curas. Data del siglo XVI.

El área donde está situado fue usado como cementerio colonial. Fue uno de los primeros lugares ocupados por los religiosos de América.

 

 

 

 

 Casa del Sacramento.

 

 

 

 

Casa del Sacramento (6)
En lo que fue el primer paseo peatonal de América, la calle Pellerano Alfau, se halla la casa del poderoso don Diego de Caballero, el secretario de la Real Audiencia. Originario de Valladolid, según diversos investigadores, su labor fue decisiva. En 1523 aquel enclave fundado por Nicolás de Ovando vivía una actividad frenética. Diego de Caballero asistía meticuloso a todos aquellos acontecimientos.

Su casa, con sus dos torres cuadradas y sus galerías compuestas de arcos de piedra sólida, era el centro de reuniones y encuentros. La suya era la primera casa de las mansiones que iban alojando a las figuras destacadas de la colonia. El edificio conocido como Casa de don Diego Caballero pasaría posteriormente a denominarse casa del Sacramento. Fue el momento en que pasó a alojarse allí Alonso Fuenmayor, el primer arzobispo de la catedral. Toda aquella tradición hoy se continúa. Restaurada y limpiada totalmente a comienzos del siglo pasado, esta casa aloja hoy a la sede oficial del Arzobispado Metropolitano de Santo Domingo.

 

 

 

 Calle Las Damas.

 

 

 

 

Calle Las Damas
Partiendo desde la catedral, bajando la calle El Conde se llega a una de las más dramáticas e históricas vías públicas en el hemisferio oeste. Originalmente no fue diseñada para un tráfico común peatonal. La calle Las Damas fue un paseo regio e imperial y hoy es alineado con edificios coloniales de gran importancia que han sido cuidadosamente restaurados.

Construida en 1502, es la calle más antigua en el hemisferio y es uno de los paseos más placenteras e históricos en la Zona Colonial. El nombre de se debe a que la esposa de Diego Colón, María de Toledo (una sobrina del Rey Fernando del Católico), estableció el hábito de recorrer esta calle para ir a misa acompañada por sus damas de compañía, las esposas de nobles ilustres de España.

 

 

 

 Casa de Bastidas.

 

 

 

 

Casa de Bastidas (7)
Al norte de la Fortaleza Ozama está la Casa de Bastidas, con una placa del siglo XVIII en la pared a la derecha y una estatua de piedra de Santa Bárbara del siglo XVIII en el techo encima de la puerta. Esta enorme casa y el patio interior fue la residencia de Rodrigo de Bastidas, conquistador, explorador, y gobernador de Santa María (ahora Colombia). El espacioso patio está adornado por arcos romanos y casas y varias galerías de arte preciosamente designadas. A veces se celebran en el patio conciertos y fiestas, algunos abiertos al público. Está abierta de 8:00 a.m. a 6:00 p.m. todos los días.

 

 

 

 Plaza María de Toledo

 

 

 

 

Plaza María de Toledo (8)
Ubicada en la esquina de la calle El Conde con Las Damas, esta plaza fue construida en honor a la primera Virreina americana Doña María de Toledo. Una mujer de una amplia cultura que enriqueció la vida colonial con sus costumbres e hizo renacer los hábitos de la corte en la isla.

Construida sobre los cimientos de dos arcos que formaban parte de la residencia de la Compañía de Jesús.

 

 

 

 Casa de Hernán Cortés

 

 

 

 

Casa de Hernán Cortés (9)
A lo largo de la calle Las Damas, al norte, en la esquina de la Calle El Conde se encuentra la antigua casa del explorador y conquistador de México, Hernán Cortés. Construida en estilo gótico por el gobernador Ovando en 1503, la Casa de Cortés contiene actualmente la Alianza Cultural Francesa, que maneja una pequeña tienda de regalos y a menudo realiza exposiciones de arte moderno dominicano. En el mismo lado de la calle de la Casa de Cortés hay varias tiendas de arte y regalos.

 

 

 

 

 Casa de Nicolás
 de Ovando

 

 

 

 

Casa de Nicolás de Ovando (10)
El edificio más impresionante en la calle de Las Damas es el Hostal Nicolás de Ovando, una mansión de comienzos del siglo XVI construida por el gobernador Nicolás de Ovando, una vez dividida en dos casas para Ovando y la familia Dávila. Fue conocida durante un tiempo como Casa de los Cañones. Su fachada en piedra con portal estilo gótico es única en América.

Ahora la residencia es un hotel excelente. Lo más inusual es el portal gótico, una rara característica arquitectónica.

Aunque nadie sabe a ciencia cierta donde vivió Colón cuando gobernaba Santo Domingo desde 1498 a 1500, es seguro que en algún momento fue huésped en la casa de Nicolás de Ovando.

 

 

 

 Casa de los Jesuitas

 

 

 

 

Casa de los Jesuitas (11)
Al lado de la Casa de las Gárgolas se encuentra la Casa de los Jesuitas, de piedra y de ladrillo en estilo mudéjar. Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad. El gobernador Ovando originalmente ordenó su construcción en 1701, fue entregada a los jesuitas, quienes la usaron como universidad. Se convirtió en una universidad completa en 1747. Veinte años más tarde, en 1767, los jesuitas fueron expulsados de la República Dominicana, y el edificio fue entregado a la Corona.

Después de la expulsión de los jesuitas fue destinado a Colegio Santiago de la Paz y Gorjón en 1767. Luego la habitaron varias familias hasta que pasó a manos del Estado.

 

 

 

 

 Casa de las Gárgolas

 

 

 

 

Casa de las Gárgolas (12)
A la vuelta de la esquina del Panteón Nacional está la extraña Casa de Gárgolas, que ahora alberga a la Fundación Dominicana de Desarrollo. Aquí se pueden admirar las gárgolas que una vez habían formado parte de la estructura de la catedral.


 

 

 

 

 Casa de Juan Villoria

 

 

 

 

Casa de Juan Villoria (13)
Era la casa de Juan Villoria, copero real (dignatario que servía las copas en las comidas solemnes de los antiguos reyes). Está al lado de la Casa de Gárgolas, calle Las Mercedes # 4.

El patio está rodeado de arcos de piedra. El pórtico árabe y la galería tiene elementos únicos en su estructura.

 

 

 

 

 Casa Reales o Museo de  las Casas Reales

 

 

 

 

Casas Reales o Museo de las Casas Reales (14)
A través del camino de la Capilla de los Remedios se llega al Museo de las Casas Reales, considerado como uno de los mejores museos pequeños del Caribe. Está situado en la esquina de la Calle de las Mercedes.

El edificio es un palacio restaurado del siglo XVI de la Corte Real del gobernador español y es un lugar deliciosamente fresco y espacioso para pasar mucho tiempo admirando una excelente colección de objetos del período colonial, incluyendo mapas de viajes marítimos, pinturas, cortes restauradas, carruajes y tesoros de barcos hundidos. El museo también alberga una colección fantástica de armas de muchos países, originalmente recopilados por Trujillo. Una de las oficinas de Trujillo también estuvo instalada aquí. Una de las características más interesantes del museo es su botica y su colección de muñecas y vidrio hecho a mano. El museo fue inaugurado en 1976 por el Presidente Balaguer, acompañado por el Rey don Juan Carlos y la Reina doña Sofía de España.

El museo cobra una entrada de RD$ 20 pesos y está abierto de martes a sábado de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. y domingo de 10:00 a.m. a 1:30 p.m. (cerrado los lunes).

 

 

 

 

 Reloj del Sol

 

 

 

 

Reloj del Sol (15)
Al caminar hacia el norte, apartándose del museo de las Casas Reales, se encuentra un reloj de sol construido por orden del gobernador Francisco Rubio y Peñaranda en 1753. El reloj fue colocado en una posición que permitía que los funcionarios de las Casas Reales al cruzar el camino siempre supieran la hora.

Es el único reloj solar de la isla. Fue remodelado para la celebración del Quinto Centenario del Descubrimiento de América. Tiene unas piezas en sus perfiles que dan la hora según el movimiento del sol. En la parte sureste puede verse la hora antes del mediodía, mientras que en la suroeste la hora en la tarde.

 

 

 

 

 Plaza de España

 

 

 

 

Plaza de España (16)
En la parte este de la zona colonial, en la calle Colón, encontramos el hermoso entorno de la Plaza España. Rodeada de numerosas casas coloniales y algunos bellos restaurantes que crean un ambiente único para los miles de visitantes que se acercan en su paseo por la zona.

El centro de la plaza tiene una estatua del fundador de la ciudad colonial, don Nicolás de Ovando. Aquí mismo se encuentra la placa que designa a la ciudad colonial como patrimonio cultural por la UNESCO.

 

 

 

 

 Alcázar de Colón

 

 

 

 

Alcázar de Colón (Casa de don Diego Colón) (17)
La calle de las Damas converge en una gran plaza en la que se destaca este grandioso monumento. El alcázar es en la actualidad la sede del Museo Virreinal.

El alcázar es una magnífica restauración de lo que una vez fue una desmoronada reliquia, originalmente construida entre 1510-1514 bajo la orden de Diego Colón. Se ha especulado que en su construcción trabajaron cerca de mil indígenas. El alcázar fue otra de las edificaciones codiciadas y saqueadas por el ambicioso Drake.

En el interior se encuentra un museo virreinal en la que se puede contemplar una armadura de caballero montada en un caballo de madera, alfarería antigua, muebles, instrumentos musicales y tapicería. Algunas de las antigüedades no son de comienzos del período colonial y muchas han sido traídas posteriormente para el enriquecimiento del museo. Desde el segundo piso se tiene una magnífica vista del río Ozama, el Faro a Colón, y el entorno colonial completo. Los descendientes de Colón continuaron ocupando el edificio como su residencia hasta comienzos del siglo XVIII. Toda la sede de lo que fue el Alcázar está muy bien conservado y cuidadosamente restaurado. En el interior del edificio se puede admirar el mobiliario de la época.

El Alcázar está cerrado los martes, pero permanece abierto todos los demás días de 9:00 a.m. a 1:00 p.m. El costo de admisión es de RD$ 12 pesos.

 

 

 

 Reales Atarazanas

 

 

 

 

Reales Atarazanas (18)
Directamente frente al Alcázar está la calle La Atarazana, fue la primera calle comercial del nuevo mundo. Sus casas hechas en ladrillo fueron utilizadas como almacenes en el siglo XVI. Hoy estos edificios funcionan como tiendas, restaurantes y bares: Pat´e Palo, Harry´s, y el Museo del Jamón, entre otros. La Atarazana es un buen lugar para sentarse bajo una sombrilla y disfrutar de un trago frío.

Caminando hacia el norte se bajan los escalones del Alcázar, para llegar a la Puerta de La Atarazana y al Museo de las Atarazanas, llamado también el Museo Marítimo. Este museo intenta contar la historia de muchos de los famosos naufragios en la costa dominicana y de los esfuerzos para recobrar los tesoros de ellos. En particular, el museo alberga un tesoro rescatado de las ruinas de Guadalupe y Conde de Tolosa (naufragado en Samaná en 1724), conocidos como los "galeones de mercurio" porque estaban cargando mercurio con el cual refinar el oro y la plata. El museo está lleno de encuentros encantadores incluyendo pipas de arcilla, botellas de brandy, monedas fundidas, pedazos de alfarería, porcelana de la Dinastía Ming, y cargamento de contrabando, como un reloj de ocho días hecho en Londres.

El museo está cerrado los miércoles, pero abre de lunes a sábado de 9:00 a.m. a 5:00 p.m. y domingo de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

Cerca del museo hay áreas sombreadas, restaurantes y un área de parqueo público, algunas veces disponible, porque siempre hay una gran multitud de personas.

 

 

 

 Casa de Juan Pablo Duarte

 

 

 

 

Casa de Juan Pablo Duarte (19)
A un bloque norte de la Casa del Cordón está el Museo de Juan Pablo Duarte, el héroe de la lucha por la independencia. El museo expone muestras de las pertenencias del patricio, pero no es inspirador arquitectónicamente.

Abierto de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 12:00 p.m. y de 2:00 a 5:00 p.m. y sábados a domingos de 9:00 a.m. a 12:00 p.m. , con un costo de admisión de RD$ 12 pesos.

 

 

 

 

 Casa del Cordón

 

 

 

 

Casa del Cordón (20)
Muy cerca de La Atarazana y del Palacio de Comunicaciones, está la Casa del Cordón, situada en la Calle Isabel La Católica en la esquina de la Calle Emiliano Tejera. Aunque la Casa del Cordón es bastante sencilla, históricamente está considerada como, el edificio de piedra más antiguo de América. Encima de la entrada puede admirarse el cordón, símbolo de la orden franciscana. Actualmente el edificio es la sede de un banco comercial.

Durante la incursión de Drake, se instaló en esta casa la balanza con la que se pesaban las pertenencias que había que entregar al corsario inglés.

Antes de mudarse a su residencia oficial, Diego Colón vivió allí con su esposa, y aquí nacieron dos de sus hijos.

 

 

 

 Casa de los medallones

 

 

 

 

Casa de los medallones (21)
Es conocida también como la Casa de la Moneda. Data del siglo XVI. Está ubicada en la calle Arzobispo Meriño # 358.

Su portal es en piedra de estilo plateresco. Tiene capiteles compuestos de la columna. Por sus medallones y otros elementos propios del estilo, es considerado una de las mejores edificaciones representativas del Renacimiento español fuera de España.

No existen indicios ni documentos que avalen que algún personaje habitara allí. Se cree que sólo estuvieron los funcionarios encargados de la moneda. Puede tratarse de una dependencia de la real casa de la moneda que estaba justo enfrente de ella y fue demolida.

 

 

 

 

 Casa de Tostado

 

 

 

 

Casa de Tostado (22)
En la calle Padre Billini, esquina a la Calle Arzobispo Meriño se llega a la más gentil de las residencias coloniales, conocida como la Casa de Tostado.

Esta casa de comienzos del siglo XVI fue construida en estilo gótico avanzado y ahora alberga el Museo de la Familia Dominicana del siglo XIX. Francisco Tostado, el dueño original, fue la primera persona nacida en la Hispaniola en convertirse en un profesor de universidad (en la Tomás de Aquino). Murió asesinado por uno de los hombres de Drake en 1586.

La entrada principal tiene un portal en piedra con arco rebajado y arriba una ventana gótica germinada de tracería calada y alfiz, elemento único en la isla de Santo Domingo.

 

 

 

 Colegio Gorjón

 

 

 

 

Colegio de Gorjón (23)
Ubicado en la calle Arzobispo Meriño esquina José Gabriel García está el Colegio de Gorjón.

Construido en el siglo XVI, toma su nombre de Hernando Gorjón, su fundador, quien vino junto a Nicolás de Ovando en 1502. Fue dueño de varios ingenios. Este colegio fue sede de la segunda universidad llamada Santiago de la Paz.

Su estilo arquitectónico es muy parecido al de las casas de Castilla. Su portal en piedra tiene el escudo de armas de Carlos V. Inicialmente fue la casa de los Jesuitas y luego un cuartel militar. Hoy día alberga el Instituto de Cultura Hispánica.

 

 

 

 Plaza Duarte

 

 

 

 

Plaza Duarte (24)
En la calle Padre Billini esquina Duarte encontramos un homenaje permanente al prócer Juan Pablo Duarte, la Plaza Duarte.

En sus inicios esta plaza se llamó Anacaona, por ser este el lugar donde se ahorcó a la reina taína. El nombre le fue cambiado por el de nuestro líder independentista Juan Pablo Duarte.

En el centro de la plaza hay una estatua del patricio. En la parte norte de esta plaza fundó Eugenio María de Hostos la primera escuela pública de la República Dominicana.

 

 

 

 Casa del Tapado

 

 

 

 

Casa del tapado (25)
Está situada en la calle 19 de marzo esquina Padre Billini.Fue construida por el deán Duque de Rivera en el siglo XVI. Este edificio es de dos niveles. Su nombre se debe a una leyenda sobre un extraño personaje que vivió allí tapando su rostro para no ser reconocido. La leyenda dice que este personaje era hermano gemelo del Rey de España en aquel tiempo.


 

 

 

 

 Casa de las Academias

 

 

 

 

Casa de las Academias (26)
Está ubicada en la calle Las Mercedes # 204 y se cree que data del siglo XVIII. Reconstruida por Manuel María Gautier, de quien se dijo que lo cedió al dictador Ulises Heureaux. Ha servido de sede de diversas dependencias públicas.

Actualmente alberga la Academia de Historia y de Lengua.

 

 

 

 

 

 El altar de la Patria

 

 

 

 

El altar de la Patria (27)
Caminando por El Conde hacia oeste se llega al Parque Independencia. En el parque se encuentra el Altar de la Patria construido en 1976. Este contiene los restos de varios héroes nacionales dominicanos, entre ellos, Duarte, Sánchez y Mella, los padres de la Patria. Al atravesar la puerta, donde se camina, hay una estrella náutica que señala a 32 direcciones en la carretera y es considerado el kilómetro uno, desde el cual se miden todas las distancias del país.

 

 

 

Le agradeceremos si firma nuestro libro de visitantes


 

 

 

 

 

 

 

HomeLibro de visitas Indice Historia Patria E-mailAmigos de 27febrero Contactenos Donaciones

This site was designed
and is maintained by: everestgraphics.com