-
 

 
             PORTADA / HOME

 

NUESTRA HISTORIA
 
INVITACION

SIN MIEDO NI TEMOR

LAS NOTICIAS DE
REP. DOMINICANA
PULSE AQUI

 
 
 
Consulado New York
Consulado de Miami
Libro de visitantes
 
Mensajes
 
Nuestros amigos
 
Contactenos
 
E-mail
 
Como está en la calle

Según el
Banco Central
Combustibles CEIC
  Todo sobre la deuda externa dominicana
Llegadas y Salidas
Vuelos Aeropuerto Miami
Cortesía de
UNA LINEA AEREA ?
Pulse Aquí

Para reservaciones
Pulse aquí
 
NOTICIAS MIAMI Y NY
RDNOTICIAS.COM
Noticias y Comentarios
RD NOTICIAS
 
ESPERE MUY PRONTO
RD TURISMO
LA MAS COMPLETA SECCION DE TURISMO SOBRE LA ISLA MAS HERMOSA DEL CARIBE
PULSE AQUI
 
 
100 %
DOMINICANO
RD NOTICIAS
 
 
 
TODO SOBRE NUESTRA
AMELIA VEGA
MISS UNIVERSO 2003
Pulse aquí
 
 
 

¡ CONOCETE !
Los dominicanos, sus costumbres, refranes, creencias y tradiciones

Pulse aquí

¡Una experiencia inolvidable!



RECOMENDAMOS

MUSEOS DOMINICANOS
DOMINICANO?
FOTOS RD
COCINA DOMINICANA
NOTICIAS DE RD
MUSEOS USA
MUSEOS DEL MUNDO
MUSEO RUSIA
MUSEO DE LOUVRE
MUSEO DEL PRADO
MUSEO DEL ARTE
HISTORIA DEL ARTE
HISTORIA DE LA LITERATURA
EL QUIJOTE

 


 

HISTORIA PRE-COLOMBINA

 Leer la cultura Taina 

La Hispaniola Antes del Descubrimiento

Los europeos que llegaron a América con Cristóbal Colón creyeron haber arribado a Catay, nombre dado antiguamente a la China, y que, por tanto, se encontraban cerca de la India. Por tal motivo llamaron indios a los nativos, creando así una confusión que se ha mantenido hasta el día de hoy. Para corregir el error algunos los llaman amerindios o indoamericanos.

Cuando América fue descubierta por Colón en 1492, las islas que hoy conocemos como las Antillas estaban habitadas por pueblos completamente diferentes de los que hasta entonces conocían los europeos. Las informaciones que Colón y otros viajeros dejaron escritas en los años del Descubrimiento indican que las comunidades que habitaban las Antillas en aquel tiempo apenas habían alcanzado un grado de civilización comparable al neolítico superior de los antiguos pueblos europeos.

Hoy se sabe que las Antillas se poblaron originalmente con grupos aborígenes provenientes de las cuencias de los ríos Orinoco, en Venezuela, y Xingú y Tapajos, en las Guayanas. Y se sabe también que esos pueblos del nordeste de Sudamérica pertenecían a uno de los muchos grupos aborígenes que poblaban ese continente a finales del siglo XV. Este grupo vivía en las forestas tropicales y sus actividades dependían en gran medida de la disponibilidad de canoas para moverse por entre los grandes ríos continentales. A él pertenecían varios sub-grupos a quienes la agricultura ya empezaba a serles modo de vida. Pero por razones que desconocemos, hubo gentes que no pudieron sedentarizarse y emigraron adentrándose en el Mar Caribe en sus canoas. Así fueron poblándose paulatinamente la mayor parte de esas islas desde tiempos anteriores a la Era Cristiana. Esta ocupación, sin embargo, no parece haber sido continua, y los arqueólogos actuales convienen en que se efectuó a través de varias oleadas migratorias a lo largo de más de doce siglos.

Las Culturas Pre-Cerámicas

Se ha estimado que la presencia humana en la isla data de alrededor de 7,000 antes de Cristo y se señala los sitios de Mordán y Casimira (en Azua) como los lugares donde se ubicaron. Las culturas pre-cerámicas de la isla podrían clasificarse en dos tipos de expresión:

  1. Cultura de cazadores-recolectores con la utilización del sílex de buena calidad como elemento distintivo y con ausencia de implementos de concha y hueso, de pulido y ornamentación en sus expresiones pétreas. A esta cultura se le denomina Paleo-Indio o «Complejo de Mordán», debido a que se descubrió en el poblado de Mordán, provincia de Azua.
  2. Cultura de recolectores-pescadores-cazadores, ligada generalmente a grandes concheros y al medio marino, con expresiones líticas bastante bien logradas que incluyen gladiolitos, bolas de piedra, cuentas de collar y algún que otro objeto de concha de caracol. Esta cultura se conoce como Meso-Indio o «Complejo Ciboney» o simplemente «Ciboney» (algunos escriben "Siboney").

Culturas Paleo-Indias

Los primeros pobladores de la isla aparecen poseyendo en la época un complejo instrumental lítico que desarrollan en aquellas áreas donde la materia prima (sílex) abunda y es de buena calidad. No hay duda que estos primeros habitantes fueron navegantes y la tipología de sus instrumentos líticos demuestra que trabajaron bastante la madera.

En cuanto a la procedencia de estos grupos paleo-indios, no se tiene evidencia segura que permita conocer su lugar de origen. La tesis más aceptada es que quizás llegaron del Norte. Algunos tipos de instrumentos como las bolas líticas y algunas puntas lanceoladas así parecen indicarlo.En las tierras del Norte de Sudamérica no se encuentran, en el Meso-indio, bolas líticas y la tradición de la lítica y de acabado escamoso no ha sido hallada, hasta el presente, en Guayana interior.

De todas maneras, está perfectamente comprobado que para el año 2,600 antes de Cristo ya había grupos humanos en Mordán, asentados en una mina de sílex de gran calidad, de una extensión de más de seis kilómetros cuadrados, atravesada por el arroyo Mordán y colindante con un manglar. Los instrumentos encontrados corresponden a una panoplia paleotítica: microlascas, lascas, cuchillos, raspadores, etc.

La aparición de puntas hacía dudar de que existieron animales de proporciones tales que necesitaran de esas armas pero la aparición de restos de animales tales como los osos Parocnus, el Acrotocnus comes y el Acrotocnus adontrigonus así como la caza del manatí, justifica la fabricación de ellas.

Culturas Meso-Indias o Ciboney

Al período de la prehistoria de la Española que se caracteriza por la presencia de grupos de recolectores - cazadores - pescadores se les denomina Ciboney. Según algunos cronistas, la voz Ciboney proviene de las palabras arawacas Ciba= piedra y eyeri=hombre.

Los ciboneyes constituyeron la primera oleada de inmigración proveniente de Sudamérica y hay evidencias de que por el año 2,000 antes de Cristo ya habían arribado a nuestras playas. Corresponde a pueblos con una cultura de concha cuyas habitaciones estaban ubicadas a orillas de ríos, pantanas, ensenadas y bahías. Sin alfarería y sin agricultura, estos pueblos llegaron a ocupar algunas áreas de la Española y de Cuba, ademas de las Antillas Menores. Los conquistadores españoles, que los llamaban "indios viejos", los describieron como tristes, tímidos y muy pacíficos. Cuando tuvo lugar el Descubrimiento, sus pocos supervivientes se habían refugiado en los cayos más aislados y en la península más occidental de Cuba, Guanahacabibes.

El ciboney conservó algunas técnicas paleo-indias ern cuanto a la utilización de lascas de sílex pero, a su vez, desarrolló una industria lítica más elaborada en lo que se refiere a la talla de las piedras: prefiere las formas simétricas y llega a acabados apreciables. Su ajuar utilitario está constituido por pequeños y grandes morteros, majadores cónicos, rectangulares y cilíndricos. También fabricaron hachas de piedra mariposoides y de cuello, algunas de ellas decoradas.

Otros objetos líticos como los esferolitos (bolas de piedra de diferentes tamaños) y los dagolitos (cetros o dagas) son asociados a sus prácticas ceremoniales o funerarias, entre las que se incluyen los entierros secundarios, aplicando en este caso un pigmento rojizo a los huesos de los difuntos.

Su alimentación era similar a la de las poblaciones anteriores pero agregan a su dieta raíces comestibles y mariscos. En los "concheros" (yacimientos con gran cantidad de conchas de moluscos) estudiados se ha encontrado restos de cangrejos, peces de mar y de ríos, manatíes, ostras y otros caracoles marinos. También se ha encontrado restos de animales no marinos como las tortugas de agua dulce, jutías, iguanas y roedores menores. Recogían y comían uvas de playa, mamey, saona, hicacos, guanábanas, corozos, yuca, guáyica, etc.

El «Complejo Madrigales» (2,050 antes de Cristo) es la fase más antigua que se conoce hasta el presente para el Meso-indio de la isla pero es en el «Complejo Porvenir» (1030 - 90 antes de Cristo) en donde se encuentra el mayor desarrollo. Ambos yacimientos se encuentran en la desembocadura del río Higuamo de San Pedro de Macorís.

Las Culturas Cerámicas

Las culturas cerámicas antillanas son, probablemente, una continuación de culturas del mismo tipo localizables en los principios de nuestra era en la zona norte de Venezuela y en la desembocadura del río Orinoco. La clasificación de las culturas cerámicas antillanas responden más a un criterio etnológico que a un criterio de orden estilístico. Aparte del grupo caribe -cuyo asentamiento en las Antillas Mayores no se produjo- habríamos que contar, en términos generales, con el grupo de pobladores arawacos. Es necesario hacer notar que existe una confusión común de los términos arawaco y taíno. Todos los taínos eran arawacos pero, por el contrario, no todos los arawacos entran dentro del concepto taíno, que es un concepto cultural, determinante de una expresión material determinada.

Los arawacos (arahuacos), también llamados aruacos, arbacos y arawaks, son miembros de una familia lingüsística muy numerosa que se extendió desde Cuba hasta Trinidad, en las Antillas, y en Sudamérica desde su costa norte hasta Perú y Paraguay, de la cual fueron miembros los igneris y los taínos.

Los historiadores de la cultura antillana distinguen, dentro del ámbito arawaco, las siguientes divisiones culturales:

  • Igneris, también llamados iñeris y eyerís, eran indios arawacos pobladores de Trinidad antes de la conquista caribe, con característica cerámica pintada de blanco y rojo cuya tradición llega hasta el este de La Española y quizás hasta el suroeste, con posible dialecto arawaco diferente del dialecto taíno. Eran agricultores y ceramistas; cultivaban yuca, maíz y otros vegetales, y recolectaban mariscos.
  • Subtaíno, o indio de origen arawaco con expresiones culturales menos complicadas que las del llamado taíno. Posee las características principales del taíno y su misma lengua. Su cerámica no alcanza la expresión del modelado inciso que distingue a los taínos de Puerto Rico y La Española. En la mayoría de los casos es una cerámica de pobre decoración, con incisiones rústicas, punteado violento y protuberancias o apéndices que no destacan bien las figuras que representan, sin que ello quiera decir que no existan excepcionales casos de objetos bien terminados. El subtaíno utiliza con frecuencia el montaje de tiras de barro como elemento decorativo (appliqué). Las áreas subtaínas no llegaron a desarrollar la talla en madera en gran escala, su juego de pelota no presenta construcciones o bateyes importantes en el área y su organización religiosa no tiene el ceremonial que alcanzó la taína.

  • Taíno. Es considerado como el grupo cultural más avanzado, dentro del ámbito arawaco. Sus expresiones culturales están caracterizadas por un dominio visible de su medio ambiente, conocimiento a fondo de la agricultura y utilización del riego en ciertas zonas de La Española. Juego de la pelota con grandes plazas ceremoniales. Diversas expresiones líticas de primer orden: excelentes trabajos en piedra y concha. Cerámica incisa punteada con continuidad de motivos y secuencias decorativas, hasta el logro de complicadas formas de decoración en todo tipo de material. Presencia del vaso-efigie de la forma navicular muy característica, así como presencia de botellas o potizas.
  • Ciguayo-Macorix. Es un grupo cuya diferencia clara con el taíno y los demás grupos culturales está expuesta por los diversos cronistas. Ciguayos y macoriges podrían unificarse en un sólo grupo, por su continuidad geográfica desde Samaná hasta el norte de la Cordillera Central y Septentrional. Su lengua no era la general de las islas y, hasta el momento, los pocos restos arqueológicos de la región ciguaya asimilan a sus pobladores a la tradición cultural taína, por lo que podría tratarse de un bolsón cultural, que si en principio pudo tener cultura diferente de la taína, aparece aculturado por el taíno final.

Tendríamos la siguiente distribución geográfica para los grupos arawacos del área:

  • Igneri: Trinidad, Islas Vírgenes, Puerto Rico y la República Dominicana.
  • Taíno: Puerto Rico, Santo Domingo, parte de Haití y el este de Cuba.
  • Ciguayo-Macorix: este - noroeste de la isla La Española.
  • Subtaíno; Puerto Rico, Jamaica, centro de Cuba, parte de las islas Bahamas y de Haití.
  • Lucayos: subtaínos en transición hacia el taíno. Con formas cerámicas que van desde las simples expresiones subtaínas hasta el estilo Boca Chica, de factura taína. Habitantes de las islas Bahamas.

Los principales yacimientos arqueólogicos en relación con la identificación de estilos podrían resumirse, en lo relativo a cada una de las subdivisiones antes presentadas y de acuerdo a su importancia en la definición de estilos, de la siguiente manera:

 

 

Igneris Trinidad: Early Erin Bay y Palo Seco
Islas Vírgenes: Coral Bay Longford
Puerto Rico: Cuevas y Hacienda Grande
Taínos Islas Vírgenes: Mages Bay Salt Rivers
Puerto Rico: Santa Elena, Ostiones Tardío, Esperanza y Capá
República Dominicana: Anadel, Macao, Corrales y Boca Chica
Haití: Carrier
Cuba: Pueblo Viejo
Subtaínos Haití: Meillac y Macady
Cuba: Baní
República Dominicana: Anadel
Puerto Rico: Ostiones Temprano
Jamaica: White Marl
 

J. Marcano

 



Rincon Dominicano

 

Cuando Cristobal Colón llega a la isla Quisqueya, se encuentra con que sus habitantes eran tribus fundamentalmente agrícolas, en las cuales el bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas no había provocado una división de la sociedad en clases sociales; aunque si, una cierta diferenciación social entre caciques, señores, behiques, el pueblo y los naborías
Desde esos tiempos se ha querido buscar una explicación acerca de los posibles origenes de los susodichos pobladores.

 

Arte: "fragmento" del mural de Velazanetti

Poblaciones Aborígenes



Cuando Cristobal Colón llega a la isla Quisqueya (La Española) (y a Las Antillas), se encuentra con que sus habitantes eran tribus fundamentalmente agrícolas, en las cuales el bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas no había provocado una división de la sociedad en clases sociales; aunque si, una cierta diferenciación social entre caciques, señores, behiques, el pueblo y los naborías (ver).
Desde esos tiempos se ha querido buscar una explicación acerca de los posibles origenes de los susodichos pobladores.
Estas van desde considerar que eran de las tribus de Israel perdidas en el desierto (Albert) Bosch, Siglo XIX), lo cual permitía engarzar estos individuos en la "biblia", sin romper con las explicaciones religiosas de nuestros primeros padres: Adán y Eva. O el plantear la presencia de grupos humanos pertenecientes al continente perdido: La Atlántida. O que descendían de los antiguos pobladores de la Florida (Paul Radin).
Todas estas teorías eran en su mayoría de carácter especulativo, no eran el producto de un estudio científico sistemático acerca de esa realidad.y fue a mediados del siglo XIX cuando Rodríguez Ferrer, en Cuba, y Robert Schombur, en Santo Domingo, iniciaron un estudio científico del hombre precolombino. A finales del XIX, Cayetano Coll (Puerto Rico) y Jesse Ferokes (en Estados Unidos) plantearon la certidumbre de un poblamiento Antillano procedente de Sudamérica con raíz en pueblos
arawacos, de los cuales era posible encontrar descendientes de Venezuela, Colombia, Guyana y parte de Brasil. Estas tesis, construidas, en base a comparaciones entre los cronistas de Indias y cronistas modernos estableciendo similitudes tanto en las costumbres, elementos culturales, etc., como en las lenguas madres, Arawacas , continentales; han sido aceptadas por la mayoría de los estudiosos como correctas.
Los grupos arawacos hallados por Colón en las Antillas, además de tener origenes diferentes y de que los poblamientos no se realizaron al mismo tiempo, ni en la misma época, presentaban diferencias en relación con los troncos iniciales debido a las características ambientales y ecológicas propias del ámbito antillano.
Los primeros pobladores antillanos de los que se tiene conocimiento (posiblemente desde 5,000 años antes de Cristo, ver Veloz Maggiolo, '`Los poblamientos Aborígenes de la Isla Española", Museo del Hombre Dominicano, Papeles Ocasionales No. 2, pág. 7), eran los Guanahataheyes grupos precerámicos, nómadas, fundamentalmente recolectores, que vivían en cuevas, y tenían un desarrollo de las fuerzas productivas muy primitivas, lo cual se manifestaba entre otras cosas, por el tipo de instrumento que fabricaban y por el bajo nivel de productividad que no permitía la existencia de núcleos poblacionales sedentarizados y amplios.
En el momento del descubrimiento estos grupos, cuya procedencia se fija ''posiblemente'' en el sur de Estado
Unidos, pues se observan ciertas semejanzas de su ajuar con el de algunos pueblos de esa zona, habitaban en el extremo Occidental de Cuba, según Riverend, Julio ("Historia Económica de Cuba", Edit. Universitaria): "...Los cuales son como salvajes, que ninguna cosa tratan con los de la isla, sino en cuanto salían a pescar; llámanse Guanahatabeyes" (Citado por Cassá, Roberto, "Los Taíno de La Española", Ed. UASD, Col. Historia y Sociedad No. 11, Santo Domingo, R. D., 1974, pág. 25).
"...Y que la vivienda destos guanahatabeyes es a manera de salvajes porque no tienen cases, ni asientos, ni pueblos, ni labranzas, ni comen otra cosa sino las carnes que toman por los montes, y tortugas y pescado" (Citado por Cassá, Roberto, Ob. cit. pág. 25).
Los guanahatabeyes fueron desplazados poco a poco por grupos más avanzados, que en el momento del descubrimiento subsistía en algunas partes de Cuba y que habían ocupado parte de La Española, Cuba, Puerto Rico, Las Antillas Menores.
• LOS CIBONEYES. Eran grupos pre-cerámicos, recolectores, pescadores, cazadores, vivían en las riberas cercanas de los ríos y de los mares, y tenían un nivel de desarrollo superior a los guanahatabeyes.
Acerca de su origen hay diferentes concepciones, unos afirman que procedían de la Florida (ver Moya Pons, Frank, “La Sociedad Taína”, Cuadernos de Historía Dominicana, PUCMM, 1973, pag. 5), otros por el contrario de manera más certera señalaban el origen sudamericano de estas tribus. Riverend; '!Historia Económica de Cuba", Editora Universitaria, 2.8 Ed. Habana, 1965, pág. 43). En el momento del descubrimiento los ciboneyes que habían sido desplazados por los arawacos, eran utilizados como sirvientes por los primeros.
"...Otros hay que se llaman zibuneyes que los indios de la misma isla tienen por sirvientes, y así son casi todos los de los dichos jardines" (Citado por Cassá, Roberto, "Los Taínos de La Española", Ed. UASD, Col. Historia y Sociedad, Santo Domingo, 1974, pág. 25).
Dentro de las oleadas arawacas de indios que vinieron a las Antillas procedentes de Sudamérica es posible distinguir tres divisiones culturales claras:
1- Igneris: Indios arawacos, con característica cerámica pintada, posible dialecto arawaco diferente al taíno. Habitaba fundamentalmente Trinidad (antes de la conquista Caribe) y algunas Antillas Menores.
2.- Subtaino: Taíno en su etapa inicial de penetración en Las Antillas, cuando no había desarrollado sus características isleñas, con expresiones culturales menos complicadas que las del taíno; porque poseía el mismo dialecto y características similares. Tenían conocimiento de la agricultura y la cerámica.
3.- Taíno: Grupo cultural más avanzado dentro del ámbito arawaco, tenían un desarrollo de las fuerzas productivas que permitía la existencia de grupos humanos de cierta amplitud, habían conformado todo un aparato superestructural de cierta complejidad.
Aparte de esos grupos, en las Antillas se encontraban otros agrupamientos como: Los Lucayos, que eran subtainos en proceso de tainización. Habitaban las Bahamas. (Maggiolo. “Arqueología Prehistórica de Santo Domingo”, Ed. McGraw-Hill, Singapur, 1972, pág. 88). Los macorixes y ciguayos ocupaban la parte nordeste de la isla La Española. Hablaban idiomas diferentes a los taínos y presentaban características fisonómicas y culturales disímiles. Se han dado diversas explicaciones a su origen. Unos consideran que son tribus de procedencia caribe (Ver Cassá, “Los Taínos de la Española”, Ed. UASD, Col. Historia y Sociedad N.° 11, Santo Domingo, 1974, pág. 17), descendientes de los grupos preagricolas ciboneyes en proceso de tainización o inmigraciones de Sudamérica posteriores o contemporáneas a las arawacas.
Siguiendo a Maggiolo en su Arqueología Prehistórica, se puede afirmar que:
"...Podría hatarse de un bolsillo o bolsón cultural, que si en principio pudo tener cultura diferente a la taína, aparece culturado por el taíno final" (Maggiolo, Ob. cit. pág. 3~).
Por último, tenemos a los Caribes, tribus belicosas, ocupantes de Las Antillas Menores, posiblemente provenientes de Sudamérica y quienes, en el ámbito isleño, probablemente iniciaron un proceso de transculturación con la cultura arawaca.
A pesar de que ha sido aceptado, y comprobado con evidencias arqueológicas, que el poblador antillano proviene de la zona Orinoco Amazónica de Sudamérica, en oleadas periódicas a través de todo el arco antillano, hay que plantearse la probabilidad de posibles oleadas pasando por América Central, Florida, Yucatán, huyendo a los caribes que ocupaban las islas que servían de tránsito. Para fundamentar esa hipótesis se utilizan unos Platos y Vasos que no se sabe en qué se empleaban los cuales tienen explicación si se relacionan con el contacto yucateco.


 


  

Anacaona

 

 

 


LA REBELION DEL BAHORUCO

Por Milton Olivo

Era el año de 1502, sobre la ciudad de Niti, la mas importante ciudad de Quisqueya a la llegada de los españoles, capital del Cacicazgo de Maguana, reino del Cacique Caonabo la cual después de la Matanza de Jaragua, y el ahorcamiento de su viuda y heredera la Cacique Anacaona, esta ciudad construida de tabla de palma y bambú y cobijada de yagua y palmas, arquitectura perfecta para un ambiente tropical, esta  había sido incendiada y destruida. Pero sobre sus cimientos se había construido una nueva ciudad denominada San Juan de la Maguana.

En su empeño por borrar las tradiciones autóctonas y el pasado, los españoles se habían propuesto cambiar los nombres de los Yucateques o pueblos, cristianizándolos  agregándole algún santo delante. Ocurrió además de con Maguana tomaron el nombre de Cacicazgo (San Juan de la Maguana), con Macorix  (San Pedro de Macorix), Ocoa (San José de Ocoa), Las Matas (San José de las Matas), Yuma (San Rafael de Yuma), El Seibo (Santa Cruz del Seibo), Sabaneta (San Ignacio de Sabaneta), Samana (Santa Bárbara de Samana), Mao (Santa Cruz de Mao) Jacagua (San Francisco de Jacagua), etc.

Desde la llegada de los españoles el inteligente Bohechio hermano de Anacaona y señor del Cacicazgo de Jaragua comprendió que los nativos no podían resistir a los invasores por la superioridad de sus armas  mas que por la ausencia de hiero en la isla los nativos no poseian armas de hierro- y siempre estuvieron dispuestos a servirles soportando sus exigencias. Después de la muerte de Caonabo en 1495 y heredar el reino Anacaona la hermana y heredera de Bohechio, el señor del Cacicazgo de Jaragua ella había unificó políticamente ambos reinos.

El Gobernador Nicolás de Ovando, temeroso del poder de esta y de su influencia en la zona, envió emisarios donde Anacaona, a la cual le proponía que reuniera todos los príncipes o Nitaínos (Especie de Síndicos) de su reino para pactar un tratado de paz con su presencia.

Anacaona siempre cuidadosa en su trato con los invasores, reunió todos los Nitaínos y preparo un recibimiento real al Comendador, en cuyo honor organizo grandes fiestas y bailó areyto con todos los suyos, es memorable el espectáculo que preparo con 300 jóvenes que no habían conocido varón,  danzando areytos compuesto para la ocasión.

Nicolás de Ovando tenia sus propios planes, inmediatamente los príncipes se reunieron, a señal convenida con sus soldados los mando a encerrar y prenderles fuego.

 Entoces comenzó una macabra orgía de sangre, cuentan los cronistas que alrededor de 70 jinetes armados de lanzas y espadas se dedicaron a traspasar, degollar, y decapitar a centenares de hombres, mujeres y niños en las calles del pueblo de Jaragua en sus contornos, sin el menor sentido de piedad.

En este genocidio también fue victima Maniocatex, señor del Bahoruco, padre de Guarocuya, conocido en la historia como el Cacique Enrriquillo. Quien entonces era un niño de alrededor de 6 años. Quien luego fue rescatado por su Tío Guaroa quien después se suicidó luego de luchar con el Capitán  Federico Velásquez, para no entregarse luego de ser desarmado por este, pues el invasor vino a atacarle luego de haber entre ambos pactado la paz. Muero libre fueron sus ultimas palabras.

 17 años después en 1519, con alrededor de 23 años, hastiado de los abusos de los invasores, decide declararse en rebeldía y desarrollar un sistema de guerra de guerrillas en las montañas de Bahoruco.

 14 años dura su lucha. Donde el Cacique Guarocuya, ni da ni pide cuartel. Trasladándose de un lado a otro de la cordillera. Atacando pueblos a ambos lados de esta. Convirtiéndose junto a Tamayo y Ciguayo en el terror de los españoles.

 Su política era no negociar con ningún español, pues estos eran mentirosos, traidores y ladrones. Y violadores permanentes de cuanto era sagrado para la raza nativa, cuyos mandamientos eran: No Mentiras, No Robaras, No serás vago y Respetara a los Mayores.

Después de 14 años de guerra, asolando comunidades españolas, incautando sus armas y derrotando cuantos ataques planificaban y ejecutaban los invasores, en 1533 llega a la isla el Capitán General Francisco de Barrionuevo enviado del Monarca español, en ese entonce el Rey más poderoso del planeta,  con un documento donde  le proponía la paz. El Cacique del Bahoruco decide reunirse con el cerca del lago que desde entonces lleva su nombre. El Lago Herniquillo.

El acuerdo fue sencillo, a cambio de terminar la guerra, el Cacique exigió la libertad para los de su raza, oprimido bajo el régimen de la encomienda que nos era más que una forma de esclavitud disimulada bajo ese eufemismo (donde a los españoles se le asignaba una cantidad de nativos en encomienda para trabajarles gratis), un territorio libre con su propia fuerza de policía donde pudiesen vivir bajo propio gobierno, y sin pago de tributo a la corona española.

Pacto este que convirtió al Cacique del Bahoruco en el Libertador de Quisqueya. A partir de ahí, ante tanta grandeza y generosidad, plumas prohispanicas pagadas e interesadas han  tratado por siglos de rebajar la figura legendaria del Cacique del Bahoruco. Humillar su heroísmo, empequeñecer su sacrificio y ridiculizar sus actos.  Pues es una forma de desmoralizar el pasado de la raza nativa la cual es más del 69 por ciento de la población actual de la Republica Dominicana, según estudios cromosomáticos realizado el año pasado.

Se inventaron que fueron extinguidos, que eran de piel rojiza, que no tenían barbas, que andaban desnudos  y mil  absurdo más, para que el pueblo ignore sus verdaderos orígenes y no tengan claro quienes han sido sus verdugos, por resultante existir en un limbo existencial ignorando la verdad de su propia historia. De manera de facilitar su opresión.

Ellos son ni negros ni blancos, más bien pardo. Escribió el Almirante Cristóbal Colon en su diario de a bordo. (Diario de Cristóbal Colon, Pág. 22, Editorial Sopena).Aunque en "Historia de las Indias cuenta el cronista Fraile Bartolomé de las Casas ...que habían visto mujeres moza tan blanca como podían ser en castilla. Libro I Cáp. III. De ahí nace lo de indio claro e indio oscuro, que no era más que una forma de diferencial los nativos de piel clara u oscura de los extranjero con igual piel.

Los Capitanes Tamayo y Ciguayo que al contrario de Enrriquillo, su política era; español que cayera en sus manos, español que era sacrificado en venganza por los crímenes cometido contra los de su raza. El Cacique por su parte los que atrapaba vivo los devolvía sano y salvo, su idea era una guerra moral a la que pudiese llegarse a una paz sin odios. Pero su sentido del honor no era el de los invasores.

De manera que cuando pacta la paz con el enviado de la corona el Capitán Francisco de Barrionuevo, Tamayo y Ciguayo desconfiado de los españoles, emigran al oeste de la isla desde cuyo reducto habían estado peleando en los últimos tiempos. Y a ellos le siguen muchos de los que estaban con el Cacique Enrriquillo  y su esposa Mencia, nieta de la reina Anacaona en las montañas del Bahoruco.

Posiblemente sea la verdadera razón de las desvataciones de Osorio en 1606, 73 años después. Dividir el pueblo Taino -los Quisqueyanos- en dos, consciente de que en el futuro el idioma se convertiría en un obstáculo insalvable entre esa dos partes del pueblo. Además a cambio recibir territorios al Norte de la península Ibérica que habían sido perdidos en la guerra contra Francia. Y es ahí la verdadera razón del conflicto histórico haitiano, la lucha entre los recién llegados africanos y aquellos mulatos que no son más que los descendientes del pueblo Taino que quedó en el oeste después de las desvataciones. Por eso la historia oficial de este lado jamás vuelve a mencionar a tan esforzados capitanes.

Con esto adquiere sentido lo de la indivisibilidad de la isla. Que no era más que un discurso de los mulatos haitianos, consciente de sus orígenes, Quienes primeramente crearon un país independiente al Suroeste con capital en Les Calles, discurso este el cual fue asumido por los líderes africanos. Y la razón de los repetidos degüello de los africanos contra la población mulata del oeste de la isla. Motivados por Toussaint con las siguientes palabras "Los mulatos son cabezas feroces cuya amputación es una obra meritoria y necesaria para la salvación de nuestra Republica". Lo que generó un degüello tan monstruoso que los africanos degollaron 80 mil mulatos en ese día de 1801.

El autor es Escritor e Investigador Histórico

olivomilton@hotmail.com

Publicado 13 de Enero 200

 

 

Sí deseas agregar este Web a tus favoritos

  Sí deseas recomendar este Website, escribe el E-mail de la persona en la casilla de abajo.

 

Le agradeceremos si firma nuestro
libro de visitantes


Las fotografías, canciones,  artículos y gráficas  incluídas en este sitio nos han sido remitidas por correo electronico por lo cual desconosemos su origen o bien se han obtenido en páginas de la Internet que ofrecen gratuitamente su contenido.  En ningún caso dichas paginas daban aviso legal a sus visitantes sobre el derecho de autor (copyright) que sobre ellas pudiera haber.  Si el autor de la fotografía, artículo o canción  que figura  en estas páginas, desea que sea retirada, basta con que nos lo comunique a través del correo electrónico y nos envíe el derecho de autor que posee  y será  retirada. 

Nota: Algunos artículos, fotografías, música y gráficas, 
son colaboraciones de  dominicanos y extranjeros que adoran nuestra tierra 

Para enviar un link, cualquier comentario, articulo, foto etc. 
pulse aquí

 (Le estaremos muy  agradecidos  si chequean antes de enviar, el derecho de autor-copyright-)


Fuentes y Colaboradores

Ramón Barros, Yokasta Vasquez, Luis Manuel Campillo, Angel García,  Amada Vargas, Reginaldo Atanay, Yunis Segura, Miguel Franjul, Raymundo Mercedes ,  Etzel Báez, Claudio Hanley, Listin Diario, Terra.com, salcedo.com y otros  que desean permanecer en el anónimato.

 

 

 

HomeLibro de visitas Indice Historia Patria E-mailAmigos de 27febrero Contáctenos Donaciones

This site was designed
and is maintained by: Everest Media Group